By
Gemma Mondéjar

Si hay algo que nos gusta de la fotografía es que te permite capturar cualquier lugar como tu quieras y hacer que lo veas de una manera distinta a como lo habías visto anteriormente. Es prácticamente magia. Alberto Selvestrel es un joven fotógrafo que hace justamente eso: plasma rincones, juega con las sombras y con los espacios y logra cambiarte la perspectiva de un lugar que has visto mil veces, de tal manera que tengas que mirarlo dos veces para poder reconocerlo.

La pureza de las fotografías son fruto de la búsqueda de la simetría y la ‘linealidad’ en los lugares que Selvestrel fotografía

Alberto Selvestrel nació en Turin en 1996 y ya en octubre del año pasado lanzó Images, su primer proyecto profesional. Este año está publicando sus obras en grandes revistas de todo el mundo y ha expuesto sus fotografías en exhibiciones colectivas, así como en dos individuales que organizó él mismo.

Las fotografías de Selvestrel son el resultado de jugar con los espacios de sitios tan corrientes como, por ejemplo, el paseo marítimo. Sin adornos innecesarios, las obras del joven fotógrafo italiano son sencillas: con un buen enfoque, la luz apropiada y el rincón pensado que se quiere capturar, Selvestrel puede conseguir la fotografía perfecta. Y es que a veces el encanto se encuentra en la simplicidad.

© Alberto Selvestrel

Según el propio artista, fue su inspiración por el fotógrafo americano Joel Meyerowitz lo que le hizo dar el salto al mundo de la fotografía. Las obras de Alberto Selvestrel se caracterizan por representar un dominio innato de la simetría y de las líneas puras, y es a través de estas habilidades que el artista logra transmitir esa sensación de claridad, paz y tranquilidad en sus fotografías, dejando de lado el alboroto y el desorden que brillan por su ausencia.

© Alberto Selvestrel

Si quieres ver la serie completa o bien saber más sobre el artista, entra aquí.