By
Cecilia Díaz Betz

Holanda es un criadero excepcional de buenos diseñadores, de producto y de interiores sobre todo. Debe haber un aire futurista e ilustrativo por el país, porque da la sensación de que todo lo que viene de allí, va cincuenta años por delante del resto del mundo. Hoy os presentamos el proyecto De Natura Fossilium. Una serie de objetos decorativos altamente enigmáticos creados por el estudio -de nombre no menos misterioso- Formafantasma.

Andrea Trimarchi (1983) y Simone Farresin (1980) conforman el dúo creativo detrás del Studio Formafantasma. Estos dos jóvenes italianos de grandísimo talento dieron el cierre perfecto a sus estudios con el máster en diseño de producto de la Eindhoven Design Academy (Holanda), donde actualmente tienen la sede de su estudio. Allí se empaparon profundamente de ese espíritu tan especial que respira el diseño holandés y, a día de hoy, su currículum es de reverencia, cargado de premios, exposiciones, publicaciones y menciones.

Sus proyectos cuestionan y exploran temas como el papel del diseño en la artesanía popular, la relación entre tradición y cultura local, la sostenibilidad y la importancia de los objetos como conductos culturales. De Natura Fossilium, su último y más ambicioso proyecto, se conforma de diferentes objetos decorativos creados a partir de piedras de lava del volcán Etna de Sicilia, fundidas, fusionadas y refundidas, en varios procesos. Con ese material llevaron a cabo vajillas utilitarias, espejos, mesas y taburetes, de una belleza excepcional.