By
Cecilia Díaz Betz
Los grupos cuyas melodías se te quedan adheridas al cerebro y no hay dios que las suelte me fascinan. Fighter Pillow (Barcelona) es un buen ejemplo de ello. Es la típica banda que descubres gracias a la insistencia de ese colega que no te deja vivir hasta que no le acompañas al concierto, ese al que finalmente accedes a ir, aunque te encargas de dejar claro que «no he escuchado nada». Curiosamente, en ese concierto en el que pensabas que te ibas a quedar codo en barra sin hacer mucho caso, te descubres en el medio de la pista, casi delante de todo, moviendo la cabeza convencido, y con un cosquilleo nostálgico en la barriga que te impide parar. Pero lo mejor sucede al salir. De repente, casi por arte de magia, estás chapurreando las canciones de ese grupo que «no he escuchado en mi vida», y al día siguiente estás pegado a su bandcamp y apuntándote a todo evento de facebook donde aparezca su nombre.
Temas, sensaciones y gritos de guerra muy actuales, con sonidos y estructuras que nos llevan ‘back to the past’
Si es que los ’90 marcaron mucho, y hay ciertos sonidos que nos dan tal cortocircuito placentero, que a ver quién nos saca la sonrisa. A Eli Molina, fundadora del grupo, le debe pasar lo mismo, y a modo de relato musical, fue construyendo una a una las canciones que componen el Lp de debut Fighter Pillow. Con los cimientos ya consolidados, entraron en la formación, acabando de redondear el proyecto, Rubén (Maika Makosvki, Ainara Legardon) al bajo, Manu (Black Islands) a la guitarra, y Alfonso ‘Pocho(lo:muêso) a la batería. Un escuadrón de lujo que aportaron su buen hacer musical, y su buen rollo generalizado al carisma y las geniales melodías de Eli. Temas, sensaciones y gritos de guerra muy actuales, con sonidos y estructuras que nos llevan ‘back to the past’. Un rock noventero, con pequeños azotes de punk, y la voz de Eli, entre rasgada y despistada, llevando el argumento con proclamas más indies. En la pasada edición del Primavera Club, dejaron más de una boca abierta con su actuación, y en Good2b estamos seguras de que Fighter Pillow se están convirtiendo en ese grupo honesto y cañero que tanto necesitábamos en la escena local. Estuvimos hablando con ellos de cosas importantes y otras más absurdas, la confianza es lo que tiene, aquí el resultado…
Se dice, se cuenta, se rumorea, que fuisteis una de las revelaciones locales del Primavera Club 2014. ¿Cómo fue ese bolazo que disteis y que tantas bocas abiertas dejó?
Lo vivimos con ganas porque nos gusta tocar y disfrutar. Ese día tuvimos un montón de imprevistos antes del concierto que hicieron que cualquier atisbo de nervios se fuera por la alcantarilla. Lo pasamos muy bien tocando y todo sonaba genial, al menos para nosotros.

¿Os ha abierto puertas este concierto en concreto?

Las puertas normalmente las intentamos abrir nosotros para no sufrir ningún accidente (jajaja). Tocamos y recibimos buenas críticas. Nosotros seguimos haciendo.

Del cartel de este año del Primavera Club 2014, ¿qué grupos os encantaban y estabais flipando en compartir cartel con ellos?

Me gustó compartir cartel con amigos como Halcón o los Rebuig, me divertí mucho viéndolos. A Ought tenía muchas ganas de verlos, pero me quedé un poco a medias. Igualmente pienso seguirlos a ver qué van haciendo. Alvvays tienen buen pop pero es que le metieron un efecto a la voz de la cantante que madre mía…
Definidme vuestro Lp debut… ¿Si fuese un animal cuál sería y por qué?
Este primer disco homónimo es el resumen de seis años y pico de todo en 11 canciones, y si fuese un animal, pues sería un caracol supongo. Nadie le marca el ritmo.

Todos venís de otras formaciones musicales, ¿creéis que los otros grupos de los que formáis o formasteis parte os influyeron en Fighter Pillow, ¿o habéis hecho borrón y cuenta nueva?

Cada uno tiene su estilo a base de tocar y aprender estos años, suponemos que sí, que algo te marca, por supuesto.

La álma máter de la composición de los temas y letras tengo entendido que es Eli, ¿cómo empezaste este proyecto y por qué?

Empezó todo en mi casa, con una intención de sonidos y guitarras concreta que había en mi cabeza.
¿En qué te inspiras para componer y escribir?
Los humanos somos un pozo sin fondo.

¿De dónde sale la pelea de almohadas? Seguro que hay alguna historia por ahí escondida…

«Empezó todo en mi casa, con una intención de sonidos y guitarras concreta que había en mi cabeza»
Tenía que buscar un nombre en su día para el Myspace. Allí colgaba grabaciones caseras con todos mis vecinos usados como distorsion. ‘Pillow fight’ estaba pillado, así que le di la vuelta, así sin más, me hizo gracia lo de almohada peleona, pero en ese momento no pensé que finalmente se quedaría como nombre de la banda.

A quién le daríais un buen golpe de almohada?

Supongo que a algunos, a muchos políticos. Pero una almohada se queda corta, son más de sartenazo.
Las diez canciones que más os gustan del mundo mundial son…

¿Qué es lo que más odiáis de la música y lo que más amáis?

Odiamos cargar y descargar, y lo que más amamos, pues tocar.

¿Por qué Rubén Martínez (bajista del grupo) siempre está rodeado de mujeres: Maika Makovski, Ainara Legardon, y ahora tú, Eli?

Usa una colonia de fórmula secreta.

¿Qué lugar/es de Barcelona que recomendáis? 
Nos gusta el Depo y los badulakes los domingos.
Nunca pensasteis que terminaríais…
Pocho nunca pensó que acabaría tocando en una banda que no fuera (lo:mûeso).
¿Qué os preguntaríais a vosotros mismos?

¿Si me quito una costilla me la puedo volver a poner?

¿Planes de futuro?

Tocar.
Para vosotros ser Good2b es…
Ser amigos de Ceci es muy Good2b.

Si tenéis algo que comentar que se haya quedado en el tintero, ahora es el momento…

Deciros que tocamos en Tarantos el próximo día 5 y el 13 en la fiesta de aniversario de ScannerFM junto a Santa Rita, que ya tocaba, ¡llevamos años intentando tocar juntos!, y en enero más. Toda la info está aquí.