By
Carlos Martín-Peñasco

Fuimos muchos los niños fascinados por los artículos de papelería. Era lo normal en la época, empezamos a consumir por diversión, como una simple fijación infantil. Algunos, como yo, empezamos a tontear demasiado y se nos fue de las manos. Bastaba con oler a papel y buscar la droga como un perro de aeropuerto, no importaba nada más que la siguiente dosis, aunque aquello significara meter la mano en el bolso de tu madre para buscar calderilla. Éramos escrupulosos coleccionistas o compradores compulsivos, había de todo. Algunos de esos niños consiguieron rehabilitarse y vivir una vida plena y saludable. Otros, como yo, son adultos que cargan con el peso de la adicción por el papel y su amplio abanico de complementos. Algunos compañeros de vicio se dedican a ello profesionalmente, otros lo llevan en secreto. Para todos aquellos niños perdidos es hoy, 11 de junio, un día importante. Llega a Madrid un Nunca Jamás del papel: se inaugura el Showroom Fedrigoni Club, un espacio único e innovador, donde recibiremos atención personalizada sobre cómo sacar partido a nuestro problema. O como dicen ellos: cómo convertir el papel en «cosas buenas».

¿Cuál es la historia? Nos remontamos a 1888, cuando Fedrigoni irrumpió como uno de los primeros fabricantes de papel especial en Europa. Desde entonces, produce y distribuye papeles creativos, offset, estucados clásicos y cartulinas gráficas de gran calidad que son referente en el sector gráfico, la publicidad y el packaging de lujo. 24 gamas diferentes de papel y más de 3.300 referencias que se distribuyen en más de 80 países. Casi un siglo más tarde de su aparición, 1987, Fedrigoni llega a España, para colaborar directamente con creadores que quieren conseguir sacar el máximo partido a sus proyectos, «creando el papel del futuro e imaginando el futuro del papel».

Además de un papel de calidad, lo importante es lo que hagas con él. Ese es el lema principal de Fedrigoni, que inaugura club como proveedor, espacio de innovación y punto de encuentro del sector

En 2014, Fedrigoni España lanzó un nuevo concepto de marca: GOOD PAPER FOR GOOD THINGS. La idea es que “además de un papel de calidad, lo importante es lo que hagas con él”. Y así nace el Fedrigoni Club, dónde también se podrá asistir a eventos, conferencias, exposiciones, workshops interactivos y clases magistrales dirigidas por los mejores creadores del sector. Además, el primer jueves de cada mes se organizarán encuentros temáticos sobre packaging, editorial, ilustración, letterpress y encuadernación, entre otros, dirigidos a estudios de diseño, directores de arte, agencias de comunicación, marketing y publicidad, empresas de artes gráficas, producción y clientes finales. El Showroom estará disponible para todo el que lo solicite mediante cita previa o se podrá visitar de lunes a viernes de 16:00 a 19:00 horas y convertirse así en el punto de encuentro de profesionales del sector visual, gráfico, publicitario y de marketing. La próxima cita inminente: 15 de junio, fecha dónde arrancará la Good Paper Open Week, la terapia de grupo que estábamos esperando.

Visto lo visto, el Fedrigoni Club no nos va a ayudar a quitarnos del papel. Seguramente, la obsesión irá a más, volverán las mentiras y perderemos amistades y trabajos, nos llamarán yonkis, nos apartarán de la sociedad. Eso sí, por fin tendremos un lugar dónde ser comprendidos, donde no nos juzguen y nos quieran tal y como somos, donde no estaremos solos.

 

Detalles