By
Quim Coll

El domingo por la mañana Londres amaneció con una sorpresa en medio del Támesis. Se trataba de una casa hundida en medio del río. La colocaron ahí los activistas de Extinction Rebellion, para llamar la atención del gobierno y denunciar el crecimiento del nivel del mar. Porque lo que este domingo por la mañana fue una sorpresa para los residentes de la capital inglesa, puede ser una realidad muy pronto. F: La casa del Támesis fotografiada por Guy Reece. Cortesía de Extinction Rebellion

Extinction Rebellion hundió una casa en el Támesis para llamar la atención del gobierno inglés sobre las inundaciones que afectan el país

La casa que Extinction Rebellion sumergió en el Támesis tenía el diseño clásico de los suburbios ingleses. Creada por Katey Burak y Rob Higgs, el diseño estaba pensado para apelar a la parte más familiar de todos aquellos que viesen la acción.

La protesta se llevó a cabo según un comunicado de la organización para enviar un señal de emergencia al gobierno y forzarle a tomar partido para combatir la situación de emergencia climática en la que nos vemos sumidos. Ahora mismo, en el Reino Unido, hay más de 50 alarmas por inundaciones, 400 casas de Doncaster han sido inundadas y una mujer falleció al llevársela la corriente de un río desbordado. Y es que, según estadísticas compartidas por el grupo activista, se espera que el nivel del mar suba de uno a cinco metros en 2100. El Intergovernmental Panel on Climate Change (IPCC), un grupo de las Naciones Unidas dedicado a luchar contra el cambio climático, asegura que el crecimiento será de menos de dos metros, pero Extinction Rebellion quiere recalcar que no es la primera vez que las principales fuerzas mundiales subestiman la velocidad del fenómeno.

Cortesía de Twitter/Extinction Rebellion UK

De hecho, según un estudio del IPCC, medio Londres podría quedar sumergido en 2050. Aún así, el primer ministro inglés Boris Johnson no considera que las inundaciones que bloquean el país sean una emergencia nacional. Extinction Rebellion está en desacuerdo con Johnson y se alza en solidaridad con todas aquellas personas que han perdido sus casas, y seguirán pidiendo que el gobierno reaccione y se dé cuenta de la gravedad de la crisis climática global en la que vivimos.