By
Cecilia Díaz Betz

Las esculturas del artista multidisciplinar Brendan Monroe tienen un aura especial. Sus tallas en madera de personajes sin rostro con actitud lánguida y nostálgica, desprenden esa magia ancestral del arte africano, que con tal solo observarlo unos segundos, se produce un hechizo comunicativo entre la obra y tú.

Brendan Monroe, asentado en Oakland, California, además de escultor, también es un ilustrador brillante, pero dentro de su obra, nos llamó la atención -quizás por ese embrujo chamánico-tribal- sus piezas realizadas en diferentes maderas (nogal, cerezo, etc). Algunas de la tallas parecen casi líquidas, generando una sensación de que se van a desvanecer, y expresan diferentes estados de conciencia. Observarlas con detenimiento es introducirse en un mundo oscuro y fascinante a la vez, y acaba resultando algo altamente inquietante. Merece la pena dejarse ver por su web y disfrutar de su obra.