By
Cecilia Díaz Betz

La verdad es que, siendo realistas, faltaba un tratado, un estudio, una tesis doctoral, ¡algo!, sobre el mundo escatológico, mundanamente conocido por todos y cada uno de nosotros, lo queráis o no, como caca. Con semejante acto humano de liberación, tan necesario, beneficioso, a la par que desagradable; nos preguntamos por qué diablos nadie, ningún maldito iluminati, ni siquiera un filósofo griego de tercera división (y mira que lo trataban todo), se dedicó una miserable e insignificante tarde a, por lo menos, hacer una austera clasificación de las cacas. Todos viviríamos más tranquilos hoy en día, sin duda, y nos ahorraríamos más de una conversación, no incómoda, llamémosla… extraña. El caso es que, gracias a Juan Díaz-Faes, ya podremos dormir tranquilos, Escacalógico, el diccionario enciclopédico de cacas, ya está aquí y ha venido para quedarse.

Gracias a Juan Díaz-Faes, ya podremos dormir tranquilos, Escacalógico, el diccionario enciclopédico de cacas, ya está aquí, y ha venido para quedarse

Sabemos que Escacalógico es un libro que te comprarás, gozarás en secreto y, además, caerás rendido a su sabiduría universal. Hablamos de un tratado que nos muestra una clasificación, si no defínitiva (en esto de la caca nunca se sabe como mutará), por lo menos única de todos los ejemplares observados, en su riqueza y variedad, dentro del reino de la naturaleza. Lo mejor viene ahora, ¡es un libro ilustrado, my friend! Es decir, de cada tipo de caca, no sólo encontrarás una tesina al respecto, sino que además hay un dibujo acompañando, para no caer en equívocos. Bien es cierto que parece ser que la información relativa a cada boñiga, ñordo o excremento se tomó de la realidad y la ficción. Pero en tu criterio y experiencia caerá la responsabilidad o habilidad de discernir entre precisamente realidad y ficción.

Como detalles técnicos fundamentales, comentaros que este tratado sobre la ciencia de la Escacalogía editado por Juan Díaz-Faes y Yorokobu, se presenta en 150 fichas. En cada una se expone el nombre de la mercancía; la familia a la que pertenece (sólida, líquida, mixta y crocanti); tres iconos que indican su olor, forma y densidad; y un texto que explica sus referencias culturales y un dictamen médico. ¡Cágate lorito! O lo que aquí conocemos como un shit yourself little parrot. Puedes disimular y pedirlo online aquí.