By
Ariana Díaz Celma

Avi Nesher is one of Israel’s most influential film makers. He spent much of his adolescence in New York. At the age of 18, he left Columbia University to join the Israeli army. In fact, Nesher’s first film, The Troupe, was very controversial because it ridiculed Israeli military men, the ‘sacred cow’ of the Israeli establishment. This was the beginning of a career full of films with a high political voltage. He moved to Hollywood, where he worked as a scriptwriter for directors such as Ron Howard and James Cameron. The success of Doppelganger led to an aliance between Avi Nesher and Buena Vista International to produce several witty tongue-in-cheek action movies, most of which premiered on HBO. A few days ago, he presented his film The Secrets in the cycle Israel, La Dificultat del Mirall at Filmoteca de Catalunya. We interviewed them to ask him about his latest film, The Wonders, which he recently presented at the Toronto International Film Festival.

Let’s talk about The Secrets, a 2007 film you are now presenting in Barcelona. In the film you talk about the complexities of certain religious lifestyles, like the ultra-Orthodox, and realate it to gender issues. Do you think it’s hard today to be a woman in Israel if you are very involved in religion?

My theory is that women are the future of the Middle East. It’s a place brimming with religious fanaticism and women are always more moderate, so when they are no longer oppressed, they have much to say. In the case of Israel, it’s a country where the secular and the Orthodox fight, and, in the case of the latter, there’s a lot of tension between men and women. They can’t sit in the front of a men on the bus, for instance. Now all that is changing and, in part, films like the ones I make help. In fact, there are many Orthodox women, which aren’t allowed to go to the movies, who have watched The Secrets. Such actions affect the structure of Israeli society and change it.

Let’s talk now about The Wonders, your latest film. A graffiti artist from Jerusalem tries to win back her ex girlfriend when she decides to become an Orthodox. You said the film is as if Lewis Carroll met Carol Reed (The Third Man). How did it happen and what’s the role of Jerusalem in the context.

Jerusalem is a place with two key elements: darkness and brightness. In fact, I don’t see it as a city, but as a symbol. People have been fighting for it since time immemorial and it’s always divided between tolerance and intolerance, brotherhood and murder. In this regard, The Wonders is very spiritual, but also scary. I try to reflect the nature of the city and its contradictions. On the one hand, it has one of the top ten hip hop clubs in the world and, on the other, there is a neighborhood where women can’t wear skirts.

Is it then a religious film?

It’s rather a film that separates belief and religion. It’s very easy for me to be against orthodox religion, but we must be careful about this because I think being very liberal is just as dangerous as being very religious. Art, which the leading character represents, is as close to imagination as religion, which is his former girlfriend represents. The film is a dialogue between the artist and the prophet and reveals that they’re not that far from each other.

At 18, while living in America, you went to Israel to serve the military. You then make The Troupe, a film that criticises the army. Was your experience in the army a disappointment?

My son is twelve years old and he’s the most peaceful being in the universe, but he likes to play with plastic guns. When you’re 18 you like violence, sex, drugs and weapons. Back then I wanted to be a writer, but I didn’t have anything to say, so I thought it would be inspiring. Like when Hemingway went to the Spanish Civil War. On a human level, the experience filled me. In Columbia, where I was studying at the time, people were friendly and very educated, but they knew nothing about life. So we can say that when I went to the military I learned about life and the result was an anti-military film.

It seems that you didn’t have enough with this controversial film. Then came Rage and Glory, a film about Jewish terrorists. Wasn’t it a bit like throwing stones on your own roof?

I think a good way to understand the other side of things is to start understanding your own side. Terrorists act in the same way that I did in military service. You do it when you’re young because you are passionate about things and it’s sexy. Many people thought it was a pro-Palestinian film, but I see it more like a movie to understand our nature.

Jewish films always used to deal with social and political issues. Do you think it is important for the country to be claimed as such?

People tend to think that Israel is as we see it in the news. And the truth is that it’s an ambitious country with lots of art and scientists who have done many things. It is a very complex country and watching only the news doesn’t help you understand all of it. Cinema is a good way to present it to the world. It’s as if people judged Spain by what happened in the Civil War.

Your favourite hotspot?

A café right in front of the theatre on Rothchild Avenue in Tel Aviv, where I live.

You can’t stop listening to…

The score of Cría Cuervos, Carlos Saura’s film.

You’d ban…

Weapons.

You never thought you’d end up…

Jumping off a plane.

Good2b means…

Being lucky to be in today in Barcelona with my family.

Avi Nesher es uno de los cineastes más influyentes del panorama israelí. Ha pasado gran parte de su adolescencia en Nueva York, aunque a los 18 años dejó la Universidad de Columbia para servir en las fuerzas especiales del ejercito israelí. De hecho, el primer film de Nesher, The Troupe, fue muy controvertido porque ridiculizaba a los militares israelíes, la ‘vaca sagrada’ del establishment de su país. Este fue el inicio de una carrera a base de films muy comentados por su carga política. Sus primeros trabajos al mudarse por fin a Hollywood fueron como guionista, escribiendo encargos de los estudios para cineastas como Ron Howard y James Cameron. De hecho, el éxito de Doppelganger generó una alianza entre Avi Nesher y Buena Vista International que se ha traducido en la producción de varias películas de acción de tono burlesco, la mayoría estrenadas en el canal HBO. Hace unos días estuvo presentando su película The Secrets en el el ciclo Israel, La Dificultat del Mirall, que tuvo lugar en la Filmoteca de Catalunya. Aprovechamos para entrevistarle y que, de paso, nos hablara de su última película, The Wonders, que acaba de presentar en el festival internacional de Toronto.

Hablemos de The Secrets, un film que data de 2007 pero que ahora mismo estás presentando en la Filmoteca de Barcelona. En la cinta hablas de las complejidades de ciertos estilos de vida religiosos, como el ultraortodoxo, y lo unes a cuestiones de género. ¿Crees que hoy en día es complicado ser mujer en Israel si estás muy involucrado en la religión? 

Mi teoría es que las mujeres son el futuro de Oriente Medio. Se trata de un lugar en la geografía que se mueve por los fanatismos y ellas son siempre más moderadas, así que cuando dejen de estar oprimidas tendrán mucho que decir. En el caso de Israel, se trata de un país en plena batalla entre seculares y ortodoxos y, en el caso de estos últimos, hay también mucha tensión entre hombres y mujeres. Ellas aún no pueden sentarse en la parte delantera del autobús, por poner un ejemplo. Ahora todo esto está cambiando y, en parte, películas como las que hago ayudan a que esta situación evolucione favorablemente. De hecho, hay muchas mujeres ortodoxas, a las que no se les permite ir al cine, que han entrado a primeras sesiones de The Secrets a escondidas. Este tipo de acciones afectan a la estructura de la sociedad israelí y la cambian.

Hablemos ahora de The Wonders, la película que acabas de estrenar. En ella, un graffitero de Jerusalem intenta recuperar a su ex novia cuando ésta se decide a transformarse a la religión ortodoxa. Tú mismo has dicho que la cinta es como si Lewis Carroll se encontrara a Carol Reed (The Third Man). Cómo sucede y dinos qué papel tiene una ciudad como Jerusalem en el contexto.

Jerusalem es una lugar con dos elementos clave: la oscuridad y el brillo. De hecho, no la veo ni como una ciudad, sino como un símbolo. La gente ha estado luchando por ella desde tiempos inmemoriales, y siempre se ha dividido entre tolerancia e intolerancia, entre hermandad y asesinato. En este aspecto, The Wonders es muy espiritual, pero también tenebrosa. Intento reflejar la naturaleza de la ciudad y sus contradicciones. Por un lado, tiene uno de los diez mejores clubs de hip hop del mundo y, por el otro, hay un barrio en el que las mujeres no pueden llevar falda. 

¿Se trata entonces de una película religiosa?

Más bien es una película que separa entre creencias y religión. Para mí es muy fácil estar en contra de la religión ortodoxa, pero hay que ir con cuidado al respecto, pues creo que ser muy liberal es igual de peligroso que ser muy religioso. El arte, del que el protagonista es representante, está tan cerca de la imaginación como la religión, de la que es representante su ex novia. La película pretende ser un diálogo entre el artista y el profeta y dejar ver que tampoco están tan lejos el uno del otro.

Hablemos ahora de tus inicios. A los 18, mientras vivías en Estados Unidos, te fuiste a Israel para hacer el servicio militar. Después de tal experiencia ruedas The Troupe, un film que se carga el ejército. ¿Viviste la experiencia como un desengaño?

Mi hijo tiene doce años y es la persona más pacífica del universo, pero le gusta jugar con pistolas de plástico. Cuando tienes 18 años te gusta la violencia, el sexo, las drogas y las armas. En aquel entonces yo quería ser escritor, pero no tenía ninguna historia de la que hablar, así que pensé que sería inspirador. Como cuando Hemingway se fue a la Guerra Civil española. En el plano humano, la experiencia me llenó. En Columbia, donde estaba estudiando por aquel entonces, la gente era amable y muy culta, pero no sabían nada de la vida. Así que podemos decir que cuando fui a hacer el servicio militar aprendí sobre la vida y el resultado fue hacer una película antimilitar.

Parece que con esta controvertida película no tuviste bastante, pues a continuación hiciste Rage and Glory, una cinta sobre terroristas judíos. ¿No era como tirar piedras sobre tu propio tejado?

Creo que una buena forma de entender el otro lado de las cosas es empezar entendiendo el propio. Los terroristas ejercen como tales de la misma forma que yo fui al servicio militar. Lo haces cuando eres joven porque te apasionas por las cosas y es sexy. Mucha gente pensó que era una película pro Palestina, pero yo la veo más como una película para entender la naturaleza propia. 

El cine judío acostumbra a tratar siempre temas sociales y políticos. ¿Crees que es importante para que el país se reivindique como tal?

La gente tiende a pensar que Israel es tal y como la ves en las noticias. Y lo cierto es que es un país ambicioso, con mucho arte y científicos que han hecho muchas cosas. Es un país muy complejo y ver sólo las noticias no te ayuda a entender la totalidad del mismo. El cine es una buena forma de presentarlo al mundo. Es como si la gente juzgara España sólo sabiendo lo que ocurrió en la Guerra Civil.

Tu hotspot favorito es…

Un café que hay justo delante del teatro en la avenida Rothschild de Tel Aviv, donde ahora vivo.

No puedes parar de escuchar en modo repeat…

La banda sonora de Cría Cuervos de Carlos Saura.

Prohibirías…

Las armas.

Nunca pensabas que terminarías…

Tirándome de un avión.

Para ti good2b es…

Tener la suerte de estar hoy en Barcelona con mi familia.