By
Quim Coll

El legendario fotógrafo Peter Lindbergh falleció el pasado martes a los 74 años. Detrás deja un indiscutible legado que le posiciona como uno de los fotógrafos más importantes del mundo de la moda, una figura indiscutible cuyo impacto ha servido para inspirar a todas las generaciones que le han seguido. F: Peter Lindbergh en Nueva York (2016). © Stefan Rappo

El objetivo de la fotografía de Peter Lindbergh era liberar a la mujer de los estándares irreales de belleza impuestos por la sociedad

La carrera fotográfica de Peter Lindbergh empezó en Düsseldorf como asistente de fotografía de Hans Lux. En 1973, el alemán pudo abrir su propio estudio y empezó a colaborar con la revista Stern. A partir de ahí, Lindbergh trabajó para un gran número de publicaciones de moda, labrándose un nombre entre los más grandes y lanzando la carrera de muchas supermodelos.

En 1990, el fotógrafo fue el encargado de realizar la portada para la Vogue británica, y lo hizo fotografiando a Linda Evangelista, Naomi Campbell, Tatjana Patitz, Cindy Crawford y Christy Turlington –el cast del videoclip Freedom ’90! de George Michael– totalmente al natural. A día de hoy, es una de las portadas más icónicas de la famosa revista, con un photoshoot de las modelos vestidas con una camiseta blanca y prácticamente sin maquillaje.

Lindbergh trabajaba principalmente en blanco y negro, y redefinió los estándares de belleza en el mundo de la moda. Mientras la industria buscaba la belleza en la ostentación y la exageración, Lindbergh ponía en práctica un tipo de fotografía realista y sin retoques. Su objetivo, según decía él mismo, era retratar a la mujer de una forma diferente, y liberarla del ideal de la juventud eterna y de la perfección, ya que es un ideal establecido por la sociedad muy lejos del alcance de cualquiera.

Lindbergh ha fotografiado a prácticamente todo el mundo: Kate Moss, David Bowie, Beyoncé, Daft Punk… Uno de sus últimos trabajos, en 2017, fue encargarse por tercera vez de fotografiar el Calendario Pirelli, que protagonizaron Uma Thurman, Julianne Moore, Rooney Mara, Penélope Cruz y Lea Seydoux entre otras estrellas, convirtiéndose así en la primera persona en hacerlo tres veces.

Una carrera astronómica por la que Peter Lindbergh seguirá siendo una figura admirada dentro y fuera del mundo de la moda. Desde aquí lo recordamos con cariño.