By
Sandra Navarro Bejerano

Mondrian estaría orgulloso de él. Emanuele Kabu, genio creativo y animador hecho a sí mismo, empezó su portfolio sumergido en el ecléctico y colorido del mundo del graffiti; del cual emergió con un estilo psicodélico para tallar formas y líneas imposibles, inspiradas en el minimalismo, en lo abstracto y lo febrilmente surrealista.

La sucesión de imágenes vibran, se deshacen y se deslizan al ritmo de la canción

Su trabajo nunca obedece un patrón establecido, según confiesa el animador. Kabu es uno de esos artistas sin mapa. Se dedica simplemente a añadir forma sobre forma, hasta dar con el sentido (si lo hay) del páramo que nos pinta, con la diversión como única brújula creativa. Partiendo de este principio de l’art pour l’art, su último proyecto consiste en la creación de todo un mundo (¡y menudo mundo!) alrededor de la canción “Jazz Foo Foo”, el nuevo single del grupo pop-jazz Winterplay.

El hito de Emanuele Kabu siempre fue juntar la esencia de la música con la plasticidad de la imagen en movimiento; y el patrón yuxtapuesto y colorido de “Jazz Foo Foo” tiene una textura que casi salta de la pantalla. De repente, te ves atrapado en un remolino, presa de una sucesión de imágenes que vibran, se deshacen y se deslizan al ritmo de la canción, dándonos la sensación de que están siendo creadas en el mismo momento en que las miramos.

Un ritmo pegadizo y unas formas imposibles, geométricas, desaforadas y brillantes que te transportan a otro plano y que, de seguro, te harán alucinar, ¡y sin necesidad de pirulas, oye!

¿Fanático de las formas? ¿No tuviste suficiente? En este artículo descubrirás cómo la geometría puede seguir potenciando tu lado más artístico.