By
Laura Naranjo

La bicicleta es seguramente una de las mejores opciones de transporte para la ciudad. No obstante, supone un problema a menudo saber dónde dejarla. Aparcarla en la calle conlleva asumir el riesgo de perder alguna parte de la bici y guardarla en casa implica renunciar a cierto espacio vital. Hasta ahora.

El diseñador letón Reinis Salins ha dado con la solución perfecta, una manera inteligente y decorativa de poder colgar fácilmente tu transporte de dos ruedas en la pared de casa. Se trata de una pequeña obra de arte -a modo de estructura geométrica- de roble macizo realizada a mano que te permitirá colocar la bici en sólo tres pasos. Fácil, cómoda y muy apta para espacios reducidos. Tuya AQUÍ.