By
Cecilia Díaz Betz

En la mítica plaza del Sortidor, en el -tan de moda- barrio de Poblesec, se encuentra una taverna homónima de esas que tienen la solera de haber visto pasar por allí, por lo menos, a 100 años de personas. Se dice pronto. Un lugar emblemático del barrio, que conserva su esencia intacta, y donde el tiempo decidió tomarse un descanso y parar la marcha. Desde las puertas con vidrieras modernistas, pasando por su suelo de madera o las clásicas mesas de mármol, hasta su emblemáticas nevera y barra, con esos azulejos verde-agua. Un espacio con sobrada historia como para que el ayuntamiento le regalase una placa de reconocimiento en 2008, por cumplir un centenario sirviendo ininterrumpidamente. En pleno 2015, este establecimiento comienza una nueva andadura ampliando su nombre y miras gastronómicas, pero respetando su esencia y tradición, como El Sortidor de la Filomena Pagès.

Los amantes de lo tradicional encontrarán ese sitio que andaban buscando, donde convertirse, con los ojos cerrados, en cliente habitual

Una renovada etapa que capitanean tres buenos amigos: Lídia Aymar, Marc Fité y el chef David Sanmartin que, acostumbrado ya a reavivar los fogones de distintos sitios de Barcelona, no se lo pensó dos veces antes unirse a este motivador proyecto que, a modo anecdótico, hemos de decir que toma su nombre de la abuela de Lídia. La Filomena Pagès fue una mujer que durante los años de la posguerra española surtió de provisiones a los maquis y vecinos de Port de la Selva, dándoles alimentos que en vez de guardárselos para ella o su familia, prefería dar a los hombres y mujeres que se escondían en las montañas.

Así que, con el claro objetivo de convertirlo en un rincón imprescindible de Barcelona, David, en cocina, y Marc Fité, en la gestión y en la sala, dirigen El Sortidor de la Filomena Pagès. La dirección es muy clara: llevarlo a muy buen puerto a través de una cocina tradicional, elaborada con productos frescos del mercado, pero con un toque contemporáneo y renovado a nivel de texturas, presentaciones y mezclas de sabores. De este modo en su carta encontraréis platos, platillos y tapas para todos los gustos, que se presentan ideales para compartir y que, como descubriréis, están basados en recetas de toda la vida.

Para empezar es muy recomendable dejarse embaucar por sus propuestas verdes: los espárragos del bosque presentados en un cubito metálico o la ensalada de antes, una de esas de toda la vida, pero elaborada con hojas de lechuga viva (esto es literal, no dudéis en pedirles que os la enseñen), ambas buenas opciones para abrir boca. Para continuar, ¿qué mejor que dejarse atrapar por un clásico entre los clásicos? Los huevos por estrellar con jamón son la clave, y vienen originalmente presentados dentro de un mortero, para que te los mezcles al gusto. Aunque no podemos olvidar un hit como el Pulpo con cebolla caramelizada, plato con el que David Sanmartin consigue una textura increíble cociendo el pulpo al vacío. También conviene dejar un hueco para los postres, que están de lujo, como por ejemplo la Crema de Sant Josep que presenta con una filigrana de polvo de oro; o el Pan con Chocolate, una mousse con helado de chocolate, aire de sal, aceite y tostaditas de pan.

En definitiva, en El Sortidor de la Filomena Pagès los amantes de lo tradicional y de la buena comida encontrarán ese sitio que andaban buscando, y donde convertirse, con los ojos cerrados, en cliente habitual.

Detalles