By
Quim Coll

Kim Kardashian revolucionó las redes sociales el día 29 de agosto colgando una foto de lo que parece ser el tracklist del nuevo disco de su marido, Kanye West. Encima de éste, un título: Jesus Is King. Y, debajo, una fecha: 27 de septiembre. ¿Nos lo creemos? F: Foto de Rich Fury para Coachella. Cortesía de Coachella

Aún somos muchos los que seguimos afectados por la finta que Kanye le hizo al mundo el pasado 29 de septiembre de 2018, cuando se suponía que iba a lanzar yandhi, el que iba a ser el follow-up de ye (disco que publicó en junio de 2018). De hecho, 2018 fue un año ajetreado para el pobre Kanye: hizo de productor de cinco discos diferentes (uno para Pusha T, otro para Nas, otro para Teyana Taylor, su propio disco y uno para su proyecto KIDS SEE GHOSTS junto a Kid Cudi), recibió un backlash más que merecido por apoyar públicamente a Donald Trump, tuvo beef con todo el mundo… Vamos, un año de lo más normal para él.

Parece ser que el próximo álbum de Kanye West se llamará Jesus Is King y verá la luz el 27 de septiembre. ¿Nos lo creemos?

No es de extrañar que yandhi nunca llegase a ver la luz del día. Kanye se retiró del spotlight y se dedicó en cuerpo y alma a Yeezy y otros proyectos personales. No fue hasta el 6 de enero que el rapero norteamericano volvió a ser protagonista de la atención pública gracias a sus Sunday Service, una celebración privada para Kanye, familia y amigos al más puro estilo misa de gospel. Los Sunday Service llegaron hasta Coachella, dónde Kanye hizo una celebración especial retransmitida por todo el mundo.

No es de extrañar, visto el giro religioso que ha dado la vida del de Chicago últimamente, que su presunto nuevo disco, Jesus Is King, sea un disco de gospel. Kanye ya ha experimentado con el género en canciones como Ultralight Beam, y una de las canciones que aparecen en el tracklist de la foto de Kim Kardashian, Water, fue interpretada por el coro de Sunday Service en Coachella.

Cortesía de Twitter/Kim Kardashian

La cuestión es que Kanye West ya nos ha decepcionado en más de una ocasión. Su último disco, ye, decepcionó a la mayoría de sus fans, que se esperaban un proyecto más ambicioso y completo como The Life Of Pablo (2016). Ahora, su próximo álbum, si llega (que repetimos, no estamos seguros), parece que será más cercano al rap cristiano que a las letras divertidas e irreverentes a las que Kanye nos tiene acostumbrados. Solo queda esperar para ver si todo habrá valido la pena.