By
Ariana Díaz Celma

Cinco años han tenido que pasar hasta que Pablo Díaz-Reixa aka  El Guincho ha decidido salir de su particular selva tropicalista con Hiperasia (Canada, Everlasting), un disco en el que se regala como productor y nos introduce en un sonido algo menos amable. El rey del tropicalismo occcidental ha dado un vuelco para regalarnos un género indescriptible, aunque sin duda más oscuro, en el que un vocoder camufla su voz sobre beats en clave 8bit. Obviando la música, uno de los hechos que más llaman la atención del nuevo trabajo es su naturaleza weareble, es decir, se puede llevar. El Guincho ha ideado pulseras y sudaderas diseñadas por Wellness, que cuentan con un chip NFC para poder acceder al universo Hiperasia a partir del dispositivo móvil de forma única e intransferible, en el que los tracks se funden con visuales hechos por Manson a propósito de cada tema. Esta colisión entre música y animación, también en clave 8bit, hace que el disco cobre total sentido y convierta Hiperasia en un planeta paralelo, un trabajo en el que Pablo destripa sus sentimientos y vivencias con letras conmovedoras. Por cierto, todos los que se hagan con el disco weareble podrán descubrir material, beats y vídeos inéditos que se van a ir publicando a lo largo de los próximos meses.

El Guincho ha ideado un disco weareble a partir de sudaderas y pulseras con un chip NFC que permite entrar al universo Hiperasia

¿Dónde has estado los más de cinco años que separan Pop Negro de Hiperasia? Mucha gente te ha echado de menos…

Pop Negro salió en septiembre de 2010 pero la gira se alargó hasta principios de 2012. Entre medio tuve la suerte de trabajar con Björk en Biophilia, producir a Extraperlo, Los Punsetes, hacer beats bajo otro alias, etc. Fueron años de no parar nunca por casa. Al final de la gira de Pop Negro mi madre enfermó. Intenté compaginarlo pero la situación pronto me exigió dedicación total. Me fui a Gran Canaria y aparqué el proyecto hasta finales de 2013. Grabé Trances, mi alias para otro proyecto con el que acabé sacando un Ep con Hivern Discs. Ya en 2014, Everlasting me ofrece un ático abandonado encima de sus oficinas en Madrid para convertirlo en mi estudio. Allí empiezo realmente a escribir Hiperasia, mano a mano con Brian Hernández, mi ingeniero de sonido y persona clave en todo el proceso. Grabamos unos 50 proyectos hasta verano de 2015. Mezclamos casi una veintena y 13 de estos mixes acabaron en el disco. El resto del material lo iremos descubriendo en la web.

“Con Hiperasia quería introducir elementos que desequilibraran la escucha, como cuando abres la puerta de un baño que está ocupado o un camarero interrumpe una conversación”

Con Hiperasia parece que vuelves a romper esquemas. Si en Alegranza rompías una lanza a favor del tropicalismo y con Pop Negro dejabas a un lado los samples para meterte de lleno en un sonido algo más ’80 de producción propia, en este nuevo trabajo vuelves a mostrar un nuevo sonido bastante indescriptible. Tiene puntos que nos remiten al hip hop o al reggaeton aunque en clave 8bit y algo futurista. ¿Cómo definirías el sonido? ¿Qué buscabas exactamente?

Siempre me marco unas reglas muy estrictas. El límite de Alegranza era “música de islas” y en Pop Negro el marco lo zanjaba la radio fórmula. Hay algo, sin embargo, que comparten esos dos discos y es el uso del estéreo con fines positivos, como un disparador de placer. En Alegranza más envolvente y en Pop Negro más ancho y coordinado. Me parecía interesante enfrentarme a esa idea en Hiperasia, utilizar el estéreo para molestar. Introducir elementos que desequilibren la escucha, sonidos que se encienden y apagan, como cuando abres la puerta de un baño que está ocupado o un camarero interrumpe una conversación importante durante una cena. Tienen una propiedad particular esas situaciones, algo bonito que te aturde y cambia un rato tu percepción del momento.

Es muy fácil traducirlo en música. Si colocas la parte vital de la canción muy seca en el centro, como si pensaras en mono (en Hiperasia una Tempest, una 808 o una voz), te queda un espacio enorme a los lados para ubicar sorpresas, silencios, jugar con el curso natural de la escucha. En la música que comentas es muy común ubicar el elemento central en loop. Ocurre en general en músicas con intención de baile, por razones prácticas. Desde hace años encuentras muchos productores transgrediendo esa idea, mojando el groove o el texto en capas de efectos, algo que relacionamos con versiones evolucionadas de esos estilos. Los aprecio pero prefiero sugerir ese movimiento con distorsión, vacíos, delays cortos, etc. Me afecta más el sonido así.

“Con Hiperasia quería esta vez fabricar un objeto que se pareciera a la música, de la misma manera que intentas que la música que grabas se parezca a lo que sientes”

De hecho, no solo el sonido es distinto, sino también el formato. Aunque se podrá comprar como soporte físico, la idea es que los usuarios se hagan con el disco a través de una pulsera con un chip NFC cuyo código QR te lleva al universo Hiperasia, donde puedes ver también los vídeos que acompañan cada tema y donde uno podrá hacerse con material inédito con el paso del tiempo. Siempre has sido algo visionario, ¿crees que el negocio de la industria de la música como tal ha caducado y hay que reinventarse?

No creo que haya caducado, mucha gente sigue lucrándose con la música. Yo nunca he vendido muchos cedés ni vinilos. A pesar de ello he podido dedicarme a la música desde muy joven, con sellos dispuestos a financiar mis proyectos e independencia total. Quería esta vez fabricar un objeto que se pareciera a la música, de la misma manera que intentas que la música que grabas se parezca a lo que sientes. Llevo años devorando todo lo que encuentro sobre IoT y realidad aumentada. Este formato es consecuencia de esa obsesión pero no tengo intención de sentar cátedra, ni evangelizar a nadie. Lo hago porque me encanta.

Viendo los vídeos y escuchando las letras, se adivina incluso cierta soledad y un sentimiento de desarraigo vinculado a los largos periodos fuera de casa. ¿Es el total del trabajo autobiográfico?

Es que componer es un proceso muy solitario y penoso, con picos de felicidad extrema. En ese curso un poco histérico aparecen versiones de ti mismo que te sorprenden, ideas que taparías normalmente porque se enfrentan a tu propia moral. Me parecía una fuente valiosa para Hiperasia, plantar en voz alta esos momentos psicóticos. Hay siempre algo autobiográfico ahí. Son mis movidas al final, pero no es tanto una purga, las coloco con sentido táctico en las canciones.

ElGuincho.03

¿Planeas una gira mundial con este disco también?

Sí. Giraremos en grupo con repertorio de todos los discos, incluido Trances.

“Soy mejor productor que intérprete, empollo para ser cada día más versátil en el estudio”

Cuando te entrevisté al salir Pop Negro, comentabas que en unos años no te imaginabas girando, sino produciendo. ¿Es este disco una prueba de los que Pablo Díaz Reixa puede hacer como productor?

Intento que todos mis discos lo sean. Soy mejor productor que intérprete, empollo para ser cada día más versátil en el estudio. Poco a poco intentaré convertir las giras en una actividad marginal, pero Hiperasia tiene algo en las estructuras que me recuerda a mi primer disco, me entran muchas ganas de llevarlo al directo.

Mi carrera se ha construido improvisando desde fuera hacia dentro, soy un ente extraño en cualquier escena

Con Hiperasia también has cambiado de sello, has pasado de Young Turks a Canada y Everlasting. ¿Es esta decisión voluntaria y fruto de querer mantenerte en una dimensión más local? Creo que en estos cinco años también se había barajado la posibilidad de ir a una multinacional.

Aunque quisiera no podría mantenerme en una dimensión local. Mi carrera se ha construido improvisando desde fuera hacia dentro, soy un ente extraño en cualquier escena. Quería volver a ser el dueño de mi música y licenciarla a sellos con ilusión en territorios clave. La relación con Everlasting es muy cercana y viene de lejos, llevan el catálogo de Young Turks en España y mi management desde 2010. Me han ayudado mucho desde siempre. Con Canada compartimos los mismos códigos, amistad y visión. Son el motor de las partes del proyecto que desafían lo habitual, los formatos nuevos, la parte visual, la aventura lírica animada de Manson, la experiencia web junto a Wellness, etc.

¿Podemos decir que el universo de Hiperasia es fruto de tus vivencias anteriores? ¿De dónde sale todo este imaginario?

Sí, una mezcla de vivencias y sobre todo de fliparme con los discos, el trabajo de otros productores y las obras ajenas.

ElGuincho.02

Dinos tus lugares favoritos en Barcelona y Madrid, donde has estado viviendo hasta no hace mucho. Restaurantes, bares, calles, barrios…

En Barcelona hace tiempo que no vivo, me siento un poco guiri cuando voy. Me encantaba el Specchio Magico, el Shunka, el Bar del Pla, el NAP, La Nena, La Palma, el Caribbean, etc. Grandes duelos de fútbol en Tarr Vall d’Hebron con amigos también. En Madrid el restaurante Zara, el Miyama, Casa González, la Sala de Despiece, el Cisne Azul, el Cock, etc.

Prohibirías…

No prohibiría nada.

No puedes parar de escuchar en modo repeat…

Cala Nova Resort de Ulldeter.

Nunca pensabas que terminarías…

Viviendo de esto.

Para ti ser Good2b es…

Mapear y bucear.

Fotos © Cecilia Díaz Betz