By
Laura Naranjo

Pocos son los diseñadores que han conseguido que sus creaciones se identifiquen inmediatamente por el corte y el sesgo. También por el estilo, calificado de glunge. Rick Owens puso en marcha la marca que ahora lleva su nombre en el 94 y, a partir de entonces, se ha convertido en uno de los grandes de la moda.

Sus líneas, oscuras, fluidas y de corte perfecto difieren en todo de la imagen de sol a raudales y sonrisas deslumbrantes de Los Ángeles, su lugar de procedencia. Owens se trasladó a París en 2003, donde su estilo, entre gótico y grunge, continúa teniendo éxito temporada tras temporada. Pero no todo es moda. Sus inquietudes van más allá e incluyen el diseño de muebles, joyería y pieles.

¿Y por qué os hablamos de Rick Owens? Pues porque Taschen acaba de lanzar un portfolio fotográfico a modo de libro dedicado a este diseñador que ha enamorado, entre otras, a Courtney Love o Madonna. Consíguelo con un clic AQUÍ.