By
Quim Coll

La popularidad del rapero Stormzy ha subido por las nubes en 2019. De actuar delante de un público pequeño a ser headliner del festival más importante del mundo, Glastonbury, el británico ha conseguido exportar el grime, el género trap más importante de UK, a todas partes del mundo. Evidentemente, pioneros como Dizzee Rascal o Wiley y otros portentos del género como Skepta ayudaron a pavimentar el camino, pero ninguno de ellos ha tenido el efecto que Stormzy ha conseguido tener. F: Stormzy fotografiado por Ólafur Steinar Gestsson en Roskilde 2018

Stormzy fundó un programa de financiación para que estudiantes negros pudieran ir a Cambridge, y los ingresos a la universidad han aumentado en casi un 50%

Tras un programa de financiación lanzado por el rapero para mandar a estudiantes negros a Cambridge, el propio Stormzy anunció este agosto que, además, pagaría la matrícula y los gastos de dos estudiantes extra. Eso puede parecer un beneficio directo e inmediato para algunos afortunados, pero la propia universidad británica ha confirmado que ha habido un aumento en el número de estudiantes negros que aplican para entrar a estudiar allí.

Las principales universidades británicas son conocidas por su elitismo y por unos procesos de admisión complicadísimos que siempre parecen inclinarse hacia estudiantes blancos y ricos. Ahora, tal y como cuentan, Stormzy puede convertirse en el responsable de restablecer la balanza. Y no solo él; también otorgan el mérito a la youtuber británica Courtney Daniella, ex-alumna de la institución, cuyos vídeos materializan cómo es estudiar allí y facilitan el proceso de aplicación.

Cortesía de Youtube/Stormzy

Los datos muestran un aumento de casi el 50% en alumnos negros admitidos en Cambridge. Este año ha habido 91 comparado con los 61 del año pasado. Evidentemente esto es algo a celebrar, pero siempre con la cabeza puesta en que esos 91 estudiantes son tan solo una fracción de los 3.378 estudiantes a los que se les ofreció una plaza el año pasado en las principales universidades del país.

Aún así, las acciones de personas con influencia como Courtney Daniella o el propio Stormzy, que además de esto ha organizado otras iniciativas como la interesante #Merky Books, han conseguido que a día de hoy haya un poco más de justicia en el sistema educativo británico.