By
Quim Coll

Sheila Nicolin es una artista de Detroit que cultiva el arte de la pintura. A partir de su trabajo como diseñadora de patrones, Nicolin mezcla comercialidad con lo personal para crear composiciones únicas en las que el color es el absoluto protagonista.

Las obras de Sheila Nicolin transmiten una historia enterrada profundamente a través de simbolismo y expresión

Estudió en el College for Creative Studies de su ciudad natal, donde se graduó con un Bachelor in Fine Arts por su carrera como ilustradora. Durante los dos últimos años, ha pasado de estudiante prometedora a exhibir en museos de varias partes de Estados Unidos, con obras que se venden a un alto precio por lo buscadas que van.

El estilo de Sheila Nicolin es fácilmente reconocible a simple vista: basado en el color como principal baza, sus pinturas son atrevidas y iconográficas. Moviéndose siempre en la línea entre lo real y lo imaginario, sus composiciones y, sobretodo, sus retratos, parecen sacados de un sueño, siendo un ejemplo perfecto de la relación entre lo cultural y lo individual.

© Nicolin

Esas pinturas transmiten un sentimiento de calma, con personajes que a veces parecen exudar confianza y a veces parecen sumidos en la desesperación. Histeria, calma, y confianza: tres de los sentimientos que la artista acerta más a la hora de transmitir.

© Nicolin

Y es que Nicolin es especialista en contar una historia a través de su pintura. La artista explica que desde pequeña que tiene afición a escribir e ilustrar sus propios libros de historietas, cosa que se transmite en unas obras que, a simple vista, no son diferenciadamente narrativas, pero que de un modo u otro comunican una historia enterrada profundamente a través de simbolismo y expresión.

© Nicolin

Una jovencísima artista que ya ha roto la etiqueta de promesa por la mitad y que no os podéis perder. Os dejamos con su Instagram, para que sigáis su proceso creativo de cerca.

© Nicolin
© Nicolin
© Nicolin
© Nicolin
© Nicolin