By
Quim Coll

El Centre Pompidou de París ofrece una retrospectiva para uno de los primeros movimientos reconocidos en el arte moderno: el Cubismo. Si pasáis por la capital francesa podréis disfrutar hasta el 25 de febrero de un repaso exhaustivo a uno de los movimientos artísticos más importantes del siglo pasado.

Picasso, Bracque, Metzinger, Léger, Gris… Las obras de los principales exponentes del Cubismo estarán en el Centre Pompidou hasta el 25 de febrero

La exposición se centrará en varios artistas; contando evidentemente con obras de dos de los pioneros del movimiento: Pablo Picasso Georges Braque. El Centre Pompidou buscará sobretodo resaltar la amplia variedad del movimiento, y como introdujo en el arte una aproximación geométrica a las formas, así como el asalto a las normas clásicas establecidas en el mundo del arte. La creatividad de los artistas cubistas fomentó el camino para el arte moderno; eso es algo que se podrá observar a lo largo de la exhibición.

‘La Table de Cuisine’ (1890), de Cézanne, una de las influencias del cubismo. © RMN-Grand Palais (musée d’Orsay)/Hervé Lewandowski

Con más de 300 obras y documentos que muestran la influencia del cubismo, la exposición se presentará en catorce secciones. Habrá obras de arte destacadísimas como el Retrato de Gertrude Stein (1906) o el Retrato de Aborise Vollard (1909) de Picasso . El Centre Pompidou ha conseguido juntar pinturas y esculturas que jamás se habían visto juntas en un mismo museo.

La exhibición empezará con los inicios más primitivos del cubismo, con la influencia que Gauguin Cézanne tuvieron sobre el movimiento. Desde estos inicios hasta su estado más hermético y analítico (1910-1912), pasando por su versión más sintética hasta llegar a su final, con la vuelta a la representación y al color, la muestra es un perfecto e interesantísimo repaso al movimiento.

‘Autorretrato’ (1907), de Pablo Picasso. © The National Gallery, Prague, 2018

La exposición, curada por Brigitte Leal, Christian BriendAriane Coulondre es una colaboración entre el Centre Pompidou y el Kunstmuseum de Basilea, y no habría sido posible sin los préstamos del mismo museo basiliense así como del Musée National Picasso de París y del MoMA. Gracias a todas sus contribuciones los visitantes del centro podrán descubrir la vertiente más revolucionaria del Cubismo, su relación con críticos y poetas, y, en general, las herramientas que permitieron que el Cubismo fuese un movimiento unificado y homogéneo; las claves de uno de los movimientos más importantes de la historia del arte.

‘La Guitare Statue d’épouvante’ (1913), de Georges Braque. © RMN-Grand Palais (Musée national Picasso-Paris)
L’équipe de Cardiff (1912-1913) de Robert Delaunay © Muséé d’Art Moderne de Paris