By
Cecilia Díaz Betz

“Caminante no hay camino, se hace camino al andar”. Con estos versos, Machado sintetizaba la importancia de la experiencia del recorrido vital, de lo vivido y lo aprendido. Un camino que si además adjetivamos como bueno, cierra una circunferencia perfecta. En Borges los años de experiencia y su impecable trayectoria les avalan y respaldan. Llevan desde 1896 dedicados en cuerpo y alma a su profesión para ofrecernos los mejores ingredientes, y en consecuencia, productos de la más alta calidad y con un sabor excepcional. Convirtiendo su camino en el de las cosas buenas con el que concordamos todos. ¿A quién no le gusta disfrutar de una buena comida entre familia y amigos?

Captura de pantalla 2015-06-29 a las 13.07.02

¿Existe una sensación más grata que la de sentarse a la mesa, rodeado de los seres queridos, para darse un homenaje gastronómico?

¿Existe una sensación más grata que la de sentarse a la mesa, rodeado de los seres queridos, para darse un homenaje gastronómico? Un ‘premio’ bien entendido que uno se autorregala por el trabajo bien hecho y el camino caminado. Precisamente sobre esto versa el nuevo film de campaña de Borges. A través de dos interesantes personajes, que representan  los valores y puntos fuertes de Borges, nos relatan esa trayectoria. Por un lado, la sencillez y humildad de alguien con años de experiencia y conocimiento de la tierra y de todo lo que nos ofrece. Y, por otro, Francis Paniego, reconocido chef de Premio Nacional de Gastronomia 2011 y poseedor de 3 Estrellas Michelin, que representa el buen hacer gastronómico. Un tándem que, gracias a su experiencia, resulta vencedor al juntarse: productos de primera calidad surgidos de la tierra, elaborados con suma dedicación, investigación y buenas artes. En definitiva, el camino de las cosas buenas #Quebuenoes.