By
Quim Coll

Ya hace unos años que el ASMR (autonomous sensory meridian response) colma nuestros recomendados de Youtube e incluso las vidas de algunos de nuestros amigos. Mucha gente aún no se ha acostumbrado al hecho, mientras que otra ya le está sacando partido y rentabilidad como nunca. F: Zoë Kravitz en un anuncio ASMR de Michelob proyectado durante el half-time de la Superbowl. Cortesía de Michelob

El ASMR ha demostrado ser una forma viable de negocio, con miles de personas que viven de crear contenido relacionado con el género a día de hoy

A lo mejor pillamos a alguien a contrapié, así que dejad que os lo expliquemos por encima. El ASMR empezó como una curiosidad de Internet: un grupo de gente que grababa videos susurrándole a micrófonos de alta calidad. Aparentemente, al escucharlo con auriculares se activa una parte de nuestro cerebro que nos produce una sensación placentera; los tingles, según la denominación de los creadores de contenido ASMR.

Desde su creación, el ASMR ha evolucionado muchísimo. Ahora puedes encontrar vídeos de prácticamente todo lo que te puedas imaginar. ¿Una peluquería? Claro que sí. ¿Que quieres ir a comprar? También puedes. Que, por alguna razón que, sin juzgar, todavía no entendemos, te gusta escuchar a la gente comiendo? Sírvete tú mismo. Y esto son tan solo algunos ejemplos que podrían funcionar como punta del iceberg de un mundo que, cuanto más profundo indagues, más te va a atraer o a repeler.

Sabemos que si no estáis puestos en el mundillo de Internet de 2019, el ASMR puede sonaros un poco a raro. ¿Y si os contamos que es uno de los negocios más rentables de la actualidad? Varias apps como Mindwell, Calm o Headspace tienen miles y miles de suscriptores que pagan religiosamente cada mes para utilizar sus servicios. A mucha gente el ASMR le ayuda a relajarse, a calmarse e incluso a dormir, y eso es algo que se paga. Miles de creadores viven de susurrarle a un micro, pensando ideas cada vez más disparatadas para mantener sus vídeos frescos y originales.

Además, el ASMR existe en vías de comercialización artísticas: algunos museos han empezado a hacer vídeo-exposiciones dedicadas al género e incluso las grandes marcas (como por ejemplo, IKEA) se han sumado a la moda para anunciar sus productos. Y no olvidemos que estará también presente en la nueva edición del Salón Erótico de Barcelona; no solo de sexo vive el placer. Para quiénes seáis ajenos al ASMR, somos conscientes de que todo esto puede sonaros como una gran broma, una bola que se ha ido haciendo cada vez más grande. Pero os animamos a probarlo. Y ya nos contaréis luego…