By
Quim Coll

Biancoshock se define a sí mismo, más que como artista, como activista urbano. Y es que sus piezas, creadas en las calles de más de 25 países, responden a un estilo creado por él mismo y titulado Ephemeralism: piezas artísticas que existen de forma efímera en la realidad pero para siempre a través de la fotografía. Ahora, la Wunderkammern Gallery de Milán homenajea sus 15 años de actividad artística con la exposición Disturbe. F: Cortesía de la Wunderkammern Gallery/Biancoshock

Disturbe es un monográfico dedicado a los 15 años de actividad de Biancoshock, el artista y activista urbano cuyas obras invitan a la reflexión sobre temas actuales

Disturbe será una exposición en solitario del misterioso artista. Celebrada en su Milán natal, la muestra hará un repaso a todas las fases, disciplinas y técnicas que han caracterizado al artistas desde sus inicios. Habrá desde instalaciones hasta esculturas, muestras de video-performance, material usado por el propio Biancoshock en sus obras y algunas láminas de edición limitada para comprar.

Biancoshock empezó a interesarse por el arte urbano en 1995 a través de la investigación de los códigos visuales y arquitectónicos de las ciudades. Su primer proyecto se llamaba Urban Hacking, y reinterpretaba el espacio urbano de forma irónica y provocativa para provocar reacciones en el público. A partir de ahí, empezó a trabajar atribuyendo un mensaje social o político a elementos del espacio público aparentemente indiferentes, como cámaras de vigilancia, contenedores, árboles o las esquinas de los edificios. A través de esas intervenciones, el artista trata asuntos políticos y sociales internacionales así como el impacto que las nuevas tecnologías y la cultura del consumo han tenido en nuestra sociedad.

La exposición en la Wunderkammern será una muestra ideal para conocer de cerca las características del estilo artístico de Biancoshock. Disturbe ofrecerá a los visitantes la oportunidad de explorar la ambivalencia de la producción artística del italiano a través de distintos niveles, desde lo más íntimo a lo más público. Además, irá acompañada del primer monográfico del artista, que se titulará Dipolo. Tenéis hasta el 21 de diciembre para visitar la exposición, un plan ideal para este puente que se acerca.