By
Cecilia Díaz Betz

En todo hogar debería haber siempre una botella de Anís del Mono. Estéticamente es el toque perfecto a una decoración donde lo antiguo y lo moderno se dan la mano amistosamente. En términos embriagadores, el anís ya no sólo es la bebida de las abuelas, sino que cada vez se reivindican más sus ‘poderes’ digestivos, su sabor de otras épocas y su aroma vintage. Y en términos de ruidismo, no se entiende una comilona familiar donde la sobremesa no se convierta en una fiesta con cánticos populares, y la botella de Anís del Mono como instrumento percutivo (y repercutivo). Hecho el revival, y con las navidades acechando peligrosamente, te proponemos un nuevo y original regalo que te resolverá más de un quebradero de cabeza: Anís del Mono vuelve a sacar una edición limitada de su icónica botella en color rojo. Más ideal, imposible.

Anís del mono vuelve a sacar una edición limitada de su icónica botella en color rojo.

La tradición va evolucionando, y la bebida patria más mítica de todos los tiempos no podía ser menos. Anís del Mono se pone navideño vistiéndose elegantemente de rojo. Pero la cosa no queda ahí, también aumenta su tamaño, ya que esta botella de edición limitada es de gran formato (1,5 litros). Bien pensado para que, en las largas sobremesas que nos esperan, nadie se quede sin su chupito de rigor con el que brindar. Esta edición estará limitada a 10.000 botellas por un precio de 14,75 €. Así que vete anotando este gadget foodie en la lista de las compras navideñas ¡Tu tía abuela te va a hacer la ola!