By
Cecilia Díaz Betz

La sensación de encontrarte con fotografías que dabas por perdidas o que habían caído en el olvido es inigualable. El hormigueo en el estómago de placer y emoción de recordar algún tiempo, situación, viaje o el día a día del pasado, es una verdadera maravilla. Algo parecido nos ha sucedido al descubrir el libro Drugstore Camera. Un tesoro editorial que recoge las fotografías realizadas con cámaras desechables y reveladas en establecimientos ordinarios de Dennis Hopper.

Un tesoro editorial que recoge las fotografías realizadas con cámaras desechables y reveladas en establecimientos ordinarios, de Dennis Hopper

El actor, al que no era raro ver con una cámara bajo el brazo, estaba localizando por la zona de Nuevo México para la producción del film Easy Rider y, precisamente allí, en un pueblo llamado Tao, se quedó a vivir una temporada tras finalizar el rodaje prendado del paisaje. El álbum nos presenta una serie de imágenes tomadas durante aquellos años, y refleja un exquisito gusto y buen hacer fotográfico del actor, con simples cámaras de usar y tirar. Drugstore Camera de Dennis Hopper nos habla de esos agitados años ’60 y ’70 a través del contraste de capturas entre los paisajes desérticos, las mujeres desnudas en interiores y los viajes al más puro estilo On the road por la Norteamérica profunda. Una colección de fotografías en blanco y negro inéditas encuadernada en tela y editada por Damiani, donde nos enseña magistralmente esa sensación de idealismo y optimismo político de la California hippie.