By
Olivia García-Patto

Puede que seas mega intrépido en la vida o puede que te dé miedo echarle sal a las cosas. Puede que vivas tu vida por iCal o puede que nunca hayas tenido una agenda. Seas como seas, te presentamos una oportunidad de vivir una vida más canalla, con un poco más de perrería. ¡Hay que echarle Doritos a la vida!

La idea es que te atrevas y tengas más valor de ponerle actitud a todo e ir por la vida con dos Doritos de frente.  ¡Sin miedo y a por todas!

En definitiva, a menos que seamos atrevidos y nos lancemos de cabeza a todo lo que no solemos hacer normalmente aunque queramos, no vamos a vivir nuestra vida al máximo. Por eso, ¡atrévete! Tírate a la piscina vestido si te apetece, háblale a ese alguien ‘prohibido’ que tienes en un pedestal, vete a hacer ese viaje que tienes pendiente… ¡Lo que sea, pero hazlo!

Dicho esto, pasemos a la parte divertida: echaledoritos.com es la web donde se aloja el nuevo juego interactivo de Doritos, donde te invitan a echarle Doritos a tu vida enfrentándote en un pulso primero con el tirillas Santi Rillas, luego con la choni del barrio More Nikah_99, con el típico portero de discoteca autoritario Nono Pasas, con un luchador de sumo Tekito Tujeta y, la prueba final, con el Oso Igotemblar. La idea es que poco a poco te atrevas y tengas más valor para ir por la vida con dos Doritos de frente. O sea, ¡sin miedo y a por todas!

Si en tu vida normal no te atreverías a meterte con un oso, échale Doritos y ponte a agitar el móvil como si tu vida dependiera de ello en echaledoritos.com. Sólo tienes que sincronizarlo y echarle un pulso a estos personajes, uno por uno, para ir desbloqueando niveles.

  1. Entra en echaledoritos.com en tu ordenador y en tu móvil
  2. Sincroniza los dos dispositivos introduciendo en tu smartphone el código que verás al entrar en la web
  3. Échale Doritos a uno de los personajes poniendo tu brazo en posición de pulso y agitándolo sin parar

Diviértete un rato en la ofi, la uni, la biblioteca o donde sea, aunque los de tu alrededor piensen que no eres muy normal. Atrévete y… ¡échale Doritos a tu vida!