By
Lucía Morales

Kai Landre ha publicado el single ‘Over & Over’ de la mano de un videoclip dirigido por Laura Martinova. El modelo barcelonés sorprendía a público y prensa especializada tras la publicación de 19, un tema autoeditado al igual que su segundo single, que sirve de antesala de Outer Space –EP que verá la luz en enero del año que viene- y ofrece una consistencia más que notable de la faceta musical de Landre. 

La misteriosa atmósfera lynchiana de ‘Over & Over’ te atrapará cuando veas su videoclip

En ‘Over & Over’ podemos ver cómo Kai Landre actúa para un grupo de espectadores que finalmente se unen a sus ritmos. Escena en la que puede deducirse una identidad tan clara como diluida en las efímeras luces de la ilusión. Chicos besándose y bailando en una oda a la seducción y la liberación. Las escenas del videoclip suceden en un marco onírico en el que el cosmos gana a la realidad, una ausencia de frontera entre el inconsciente y la materia, que nos puede aproximar al legado de Fellini. Instantes de ensueño que sirven de herramientas a Kai Landre para cuestionar qué es real y qué no.

Cuando hablaba con Laura Martinova sobre el proceso de creación del vídeo, producido por Este Estudio, aducía que desde un primer momento quedó prendada del imaginario de Landre: “Conozco desde hace tiempo a Kai Ladre, de hecho le vi concierto en Sidecar y sus temas me fascinaron. Pensé que quería hacerle un videoclip. Cuando me gusta mucho una canción o un artista, lo doy todo”.


® Iris Valles

Lo sensual también puede ser político. La ensoñación sin ataduras que se refleja en el videoclip del artista, de tan solo 18 años, es una muestra del contexto social  en el que ha crecido. “La homosexualidad en mi obra es un tema reiterativo. Me encanta el universo de Kai, abiertamente homosexual. Tuvimos un ambiente muy mágico en el rodaje. Cuando trabajas en publicidad no siempre te permiten esta libertad, pero cuando grabo videoclips me gusta ofrecer ese componente activista tan necesario”, afirmaba Martinova.


® Iris Valles

Los sonidos ochenteros del synth del barcelonés dan paso a figuras andróginas danzando y gozando de la noche, mientras se contonea cantando a la luna y al espacio, momentos en los que puede intuirse un cierto guiño lorquiano. Landre invita a buenos unamos a la fiesta de la diversidad con una voz grave y evocadora. Destellos queer de lo que ya se intuye como un must en la escena musical del año que viene.


® Iris Valles