By
José Delgado

El artista Daniel Gordon, con base en Nueva York, trabaja un obra colorista que se nutre de una amplia variedad de referencias artísticas.

Su obra crea un balance el 2D y el 3D para engañar y excitar nuestra percepción

Su técnica es uno de los aspectos más interesantes en su trabajo. Su proceso de creación es multidisciplinar, combinando imágenes que encuentra por internet con formas que el mismo crea de forma digital, para crear esculturas y escenas en 3D. Posteriormente las fotografía con una cámara de 8 x 10, cambiando completamente la perspectiva y el formato a la hora del resultado final. Su obra crea un balance el 2D y el 3D para engañar y excitar nuestra percepción.

daniel-gordon-still-life-with-fish-and-oysters-int-3 daniel-gordon-still-life-with-oranges_-vessels-and-house-plant-int-1

Los colores elegidos por el artista son vivos y alegres, con numerosas frutas, vegetales, jarrones y manchas monocromas que de alguna forma recuerdan a los cut-ups de Matisse.

Se trata de una forma novedosa y original de concebir el arte del collage, en el que la apropiación y las referencias a diferentes formas de expresión artística no faltan. Se podría decir que sus creaciones siguen una estela post-moderna, que explora la intersección entre los mundos del arte digital, el collage, la pintura de bodegones y la fotografía.

daniel-gordon-int-9 daniel-gordon-int-14 daniel-gordon-int-16