By
Cecilia Díaz Betz

Todos aquellos elementos que lleven ruedas y nos permitan desplazarnos, a los seres humanos nos vuelven locos. Que si bicis, coches, patines, skateboards. Hay un sinfín de posibilidades para moverse cómodamente y poder evitar el caminar, que a veces se hace muy cansino.

Están hechos a mano en Alemania y su diseño está inspirado en los monopatines originales de los años ’70

Una de las últimas incorporaciones a la familia de las ruedas han sido los cruiser boards, serían algo así como pequeños skates, pero mucho más manejables y con una concepción más pensada para moverse por la ciudad, y no tanto, para hacer piruetas varias.

Rebuscando entre la red nos hemos topado con una colección de cruiser boards increíble que nos ha metido el gusanillo de probarlos. Se trata de Rollholz, una serie de tablas creadas por el diseñador alemán Tom Wilhelm. Su aspecto así como un poco retro, gracias a la madera pulida y ese toque maestro: el acabado en pintura que emula el mármol, las convierten en firmes candidatas a ser las elegidas. Cada uno de estos cruiser boards está hecho a mano en Alemania, y para el diseño Wilhem se ha inspirado en los monopatines originales de los años ’70 en términos de forma.

Si os molan tanto como a nosotros, solo tenéis que hacer click aquí y comezar a deslizaros en vuestro nuevo cruiser board, el que además, podéis customizar a vuestro gusto.