By
Cecilia Díaz Betz

En el recién celebrado Tribeca Film Festival 2014 había bastante expectación con el estreno del documental Dior and I. Una pieza del director francés Fréderic Tcheng, que nos cuenta los primeros pasos de Raf Simons en la casa Dior, tras el polémico despido de John Galliano. Una entrada bastante dura, rápida, necesaria, cargada de responsabilidad y de la que finalmente el diseñador belga fue laureado.

No es para menos la presión a la que se vio sometido Raf Simons a su llegada a a Maison Dior. Hablar de Dior es hablar del prestigio de una de las más relevantes firmas de moda y alta costura del mundo. Por si fuera poco, los niveles de estrés aumentaban al saber que, en escasas ocho semanas, debería crear su primera colección para Dior, arrebatando cualquier atisbo de la esencia de Galliano, algo realmente complicado.

Fréderic Tcheng recoge en su documental, precisamente esas ocho semanas de locura para Simons, y su culminación y absoluta coronación, en la presentación se su colección en la Semana de la Moda de Alta Costura de París. Allí fue sinceramente aplaudido por la calidad y belleza de su colección, y además por su tarea heroica de conseguir realizarla en tan poco tiempo.