By
Sandra Navarro Bejerano

Co-Existe es toda una reconciliación de contrarios. Dirigido desde el estudio Willett, en Nueva York, y con la colaboración de Six.N.Five desde Barcelona, este ambicioso proyecto aspira a reunir en un mismo espacio inmensidad de un paisaje natural con la marca de la escultura digital.

Las imágenes crean un efecto visual que se adapta al lenguaje del mundo real y lo parasita

Es un trabajo de dos. Mientras que el fotógrafo Cody Cobb se dedica a captar la esencia de los páramos más salvajes, unos diseñadores gráficos crean desde sus estudios las esculturas camaleónicas que apreciamos en las fotografías, camufladas casi como si fueran parte integrante del espacio ficticio que ocupan.

Estos monumentos digitales generados en computadora (imágenes CGI), crean un efecto visual que se adapta al lenguaje del mundo real y lo parasita, adoptando sus tonalidades, formas y texturas. Bajo la dirección de Ezequiel Pini & Willett, el proyecto explora lo que ocurre cuando la virginidad de un espacio natural se ve irrumpida por lo digital y, en algunos casos, incluso resulta complicado distinguir qué parece más real de los elementos.

En esta coexistencia de dimensiones 2D y 3D se ha conseguido una armonía casi perfecta e imperturbable.Casi parece que los objetos digitales hubieran estado siempre ahí, formando parte del mundo que pisamos. Desde luego, hoy en día la presencia del ser humano es omnipresente, incluso cuando no es física.

¿Te quedas con ganas de más? No te preocupes, en Good2b el arte visual nos sale por las orejas. ¡A disfrutar!