By
Cecilia Díaz Betz

Las urbes son lugares de encuentro, vida, paso, ruido, ajetreo y experiencias. Centros neurálgicos que, día tras día, experimentan cambios y van mutando en su concepción. Y en ese mutar, por suerte, parece que últimamente se quiere mirar más hacia la construcción de un espacio amable, saludable, estético y más sanamente habitable.

En este punto, la apuesta por disminuir el número de coches, en pro de otros medios de transporte más sostenibles, ha sido una codiciada plegaria para muchos habitantes, que poco a poco se ha ido haciendo realidad. Buena prueba de ello es el aumento exponencial por estas latitudes, de los ciclistas urbanos. Esta forma de moverse por la ciudad reúne todos estos puntos fundamentales. Sin embargo, como todo lo que llega rápido y veloz, no todos se adaptan al medio con la misma rapidez.

«Closca cree que las ciudades llenas de vida son la expresión de sociedades creativas y dinámicas»

En el caso de ciclismo, a día de hoy, son muchos los que por ejemplo, no tienen asumido que, para moverse en la bici por la ciudad, hay que ponerse un casco. Más vale prevenir que curar. Y no vale cualquier casco, tiene que reunir una serie de medidas de seguridad que mantengan intacta tu cabeza en un fatídico caso de caída, colisión o lo que pueda pasar. No obstante, podemos confesar y lo hacemos, que los cascos no son nada favorecedores, bonitos y manejables. Una de las razones por la cual entendemos que todavía exista un gran número de ciclistas urbanos que no lo llevan. Por eso, descubrir Closca nos ha hecho un poco más felices. Podíamos decir que es un nueva firma de cascos de bici Made in Valencia, pero tras investigar un poco, nos encaja más definirlos como un interesante proyecto donde se dan encuentro el diseño, la funcionalidad, la estética y la ingeniería. Como ellos mismos profesan: «No se trata solo de hacer tu vida más fácil, sino también más bonita» y en este caso, también segura.

closca_brilliantcollection_reflectant_black

¿Pero qué es lo que tienen los cascos de bici Closca que los hace tan especiales? Pues sencillamente que su diseño innovador minimalista, de lineas sencillas y en colores neutros, es tan acertado como ergonómico, son ligerísimos, seguros, estéticos y resistentes, y la guinda del pastel que los desmarca del pelotón: son plegables. Empezaron su andadura hace tan solo un año, y el éxito de su modelo icónico Fuga ha sido tan brutal, que ya se venden en medio mundo, incluyendo la prestigiosa tienda del MoMa en Nueva York.

Dos nuevos accesorios que permiten cambiar tu estilo, proteger tus ideas del frío o hacerte ver entre los coches

Este invierno además nos llegan novedades desde Closca. Dos nuevos accesorios para complementar el casco Fuga, que permiten cambiar tu estilo, proteger tus ideas del frío o hacerte ver entre los coches: Nordic y Brilliant. El primero es una mezcla entre materiales orgánicos que te permiten combatir el frío en la ciudad, cubriendo la parte trasera de la cabeza y las orejas. El segundo es un visor de material reflectante que ilumina la parte trasera y delantera del visor con el fin de mantener alerta a los coches sin perder el estilo en la ciudad.

new-lookbook-fw-1

Nosotros desde Good2b os recomendamos que os apuntéis a la Closcamanía y comencéis a ir en bici con el coco bien protegido, que es lo mejor que tenemos y las ideas tiene que ir bien resguardadas. Y a Closca y todo su equipo, le auguramos una larga vida de buenos y funcionales diseños.

¿Te gustan estas ideas?
Esta es nuestra selección de productos relacionados con este artículo.