By
Cecilia Díaz Betz
null
null
null
null
null
null
null
null
null
null
null
null
null
null
null
null
null
null
null
null
null
null
null
null
null
null
null

El año pasado, la firma Chromosome Residence salía a la luz y llevaba a cabo su primer desfile. Una secuencia que nos sorprendía gratamente con su descarado desmarque y su ovación a la vejez. Es decir, nada a lo que estábamos acostumbrados a vivir en una pasarela en los últimos tiempos.

La propuesta de Rafa Bodgar y Esperanza Berrocal metamorfosean nuestro propio yo y queman cualquier visión establecida

En esta edición de la Mercedes-benz Fashion Week Madrid, la firma creada por Rafa Bodgar y Esperanza Berrocal, ha vuelto a rompernos los esquemas con su nueva colección (no sacan más que una por año), y no podemos más que aplaudir y acatar encantados este interesante cambio de rumbo que nos imponen: la no-prenda ya está aquí y la estábamos esperando ansiosos.

Desde Chromosome Residence defienden una visión totalmente rompedora de la moda, las piezas y su objetivo final. Prendas como bragas y calzoncillos a la altura de la rodilla que impiden moverse con naturalidad o extremidades de espuma que se añaden a nuestro cuerpo con la intención de deformarlo y rellenarlo, que metamorfosean nuestro propio yo y queman cualquier visión establecida. Pero también, en la colección de Chromosome Residence destaca el juego de descontextualización al que nos someten con los accesorios que se convierten en vestidos, por ejemplo. En definitiva, un necesario choque frontal contra los cánones, la sociedad y la propia moda, que alude con cierta nostalgia a los primeros experimentos de Kawakubo.

Más info haciendo click aquí.