By
Good2b team

Durante años los casinos han sido un icono de lujo y glamour en la sociedad. Desde finales del siglo XVIII y principios del siglo XIX, se empezaron a construir casinos extravagantes por toda Europa. Un ejemplo de ello, es el famoso Casino de Monte Carlo, que empezó su construcción a mediados del siglo XIX y que hoy por hoy es símbolo de elegancia y distinción. Dicho casino, luce más como un palacete, que cuenta también con una ópera y casa de ballet. Así como este, muchos de los casinos alrededor del mundo han sido el templo de ocio para la élite de la sociedad.

Los casinos alrededor del mundo han sido el templo de ocio para la élite de la sociedad

El Gran Casino de Montecarlo

Para entender porque uno de los pioneros y más relevantes casinos de Europa en el Siglo XIX es representación de encanto y suntuosidad, es necesario aprender un poco más sobre él. Está construido bajo una estética barroca y un estilo Beaux Arts. Como se puede leer en VisitMonaco.com, el casino fue llevado a cabo por el arquitecto Charles de Garnier, el mismo que diseñó la Ópera de Paris. Dentro del recinto se pueden observar murales del pintor Boucher y una decoración Art Nouveau. A diferencia de lo que muchos creen y en comparación con otros casinos del mundo, no es un espacio descomunal. Sino por el contrario, las alfombras azules y rojas, las mesas con manteles, los monumentos de mármol y marfil decorados con detalles dorados, generan un ambiente de opulencia y a la vez intimidad, que está dispuesto a recibir a los más distinguidos personajes del mundo. Aunque los ciudadanos de Mónaco no tienen permitida la entrada al salón de juegos, cualquier otra personas puede reservar entradas a eventos y actividades con get your guide, por ejemplo.

“Dress Code” en los casinos

Como es de esperar, para asistir a este tipo de casinos es necesario vestir de acuerdo a la situación. En este caso, el casino de Monte Carlo suele asociarse a James Bond, porque fue el escenario de algunas de sus películas. Never say never again, Golden eye, así como episodios de Casino Royal, han sido algunas de las películas que con su glamour y estilo han logrado que los casinos, tal como confirma Betway Casino, sean icónos de la actual cultura pop. Pensemos, por ejemplo, en la película de Ocean’s 12 y las famosas gafas Diesel Cobretti que tan de moda puso Brad Pitt, o en la nueva película Ocean’s 8 que incluye diseñadores de la talla de Cartier, Dolce & Gabana, Ferreti o Burberry.

No todos los casinos en el mundo tienen un Dress Code predeterminado, pero sin lugar a dudas han sido escenario de pasarelas cotidianas para las personalidades que los frecuentan

Y es dicha ilustración la que inspira tendencias en moda y diseño, influenciadas por las personalidades que visitan los grandes casinos del mundo. Es importante aclarar que no todos los casinos en el mundo tienen un Dress Code predeterminado, pero sin lugar a dudas han sido escenario de pasarelas cotidianas para las personalidades que por ahí desfilan. Generalmente, los atuendos muy elegantes, son galas que se usan especialmente para los restaurantes y eventos adjuntos al casino o salón de juego. Mientras que en el caso de dirigirse al juego se puede optar por vestimentas más casuales, semiformales o empresariales.

Es más común que en los grandes casinos de Europa se tienda a la vestimenta más elegante, en comparación con los establecimientos en otras latitudes. En este caso marcas como Corvus, imprimen la elegancia inglesa en los caballeros. Es decir, se sugiere usar camisa, pantalón y zapatos, mientras que la corbata suele ser opcional. E incluso si el clima y el recinto lo permiten, es aceptable el uso de camisetas polo y pantalones cortos, apropiados para la ocasión. En el caso de las mujeres, se recomiendan las lentejuelas y los brillos especialmente. Básicamente, si la situación no amerita un vestido extravagante, se puede asistir con trajes elegantes que se puedan llevar a una fiesta. Incluso se puede combinar un top adornado con lentejuelas y unos pantalones negros. En caso de un evento especial en un casino de lujo, los vestidos largos, el brillo y las joyas, como las Alighieri con un toque literario, son fundamentales. Se deben a toda costa evitar las vulgaridades para mantener la elegancia. Sin embargo, a medida que pasa el tiempo, tal grado de sofisticación pasa a un segundo plano, mientras que lo más importante es sentirse cómodo para participar de las actividades propias del casino.

Hay casinos medios y casinos de lujo, dentro de los segundos se llevan estilos muy recargados, barrocos y ostentosos, mientras que para los segundos, se recurre a un diseño más minimalista, moderno y llamativo

Arte y diseño que inspiran

Los casinos también son establecimientos que logran influenciar las tendencias no solamente en la manera de vestir, sino en la decoración de espacios. Se logran distinguir casinos medios y casinos de lujo, dentro de los segundos se llevan estilos muy recargados, barrocos y ostentosos, como el de Monte Carlo. Mientras que para los segundos, se recurre a un diseño más minimalista, moderno y llamativo. En todo caso los espectáculos, característicos de escenarios como Las Vegas y los restaurantes adjuntos, han marcado hito. Restaurantes que lucen una esmerada estética, que brindan además de una experiencia gastronómica un gran espectáculo, como El Hortera, son pan de cada día.

En el caso de Las Vegas que es mucho más que casinos, los lujosos clubes y restaurantes, también dan la bienvenida a los más de 40 millones de personas que visitan la ciudad de las luces y el pecado cada año. Se caracterizan por la opulencia, el glamour y la excesiva decoración. Chef de gran reputación, se esmeran en ofrecer platos de máxima calidad, tanto fuera como dentro de los casinos. 

En todo caso, la sofisticación de los casinos de lujo y las tendencias en moda que durante años los han marcado, son la representación viva de la evolución de la sociedad. Aun hoy es posible deleitarse con los atuendos de gala que usan los visitantes en los eventos más especiales en estos establecimientos. Pero también mucha de esta elegancia se ha trasladado a otro tipo de establecimientos comerciales e incluso a los hogares.