By
Cecilia Díaz Betz
carla-cascales-broken11
carla-cascales-escultura16
carla-cascales-granite-2
carla-cascales-granite-5
carla-cascales-granite-8
carla-cascales-modular9
carla-cascales-palette13
carla-cascales-palette14
carla-cascales-sculpture2
carla-cascales-sculpture4
carlacascales_cobalt2-1
carlacascales_cobalt8
carlacascales_triangular60
carlacascales_triangular86
carlacascales-arista4
carlacascales-arista11
carlacascales-broken10
carlacascales-semicircular1
carlacascales-semicircular2
marbre1
marbre2
mountain-carlacascales-16
silvia-conde-0994baja-1

1/23

Es probable que el nombre de Carla Cascales os resulte mínimamente familiar en este mundo internáuticamente conectado que nos ha tocado vivir. No es para menos, esta “diseñadora contemporánea”, como ella misma se define, lleva unos cuantos años deleitándonos con su pulcritud y minimalismo estético, plasmándolo en diferentes formatos y con diferentes fines (profesionales y artísticos).

Hace gala de una multidisciplinaridad muy a la orden del día que prueba que no hay límites en cuanto a la expresión se refiere

Todo un material que debidamente cuelga en sus redes, y que pide a gritos que dediques un buen rato a observarlo. Esta constancia y buen hacer le han traído como recompensa que, a día de hoy, ya cuente con un gran número de adeptos a su particular forma de ver las cosas.

Haciendo gala de una multidisciplinaridad muy a la orden del día, y que de algún modo prueba que no hay límites en cuanto a la expresión se refiere, Carla Cascales lleva a cabo de forma totalmente independiente desde trabajos de branding, diseño gráfico y diseño editorial; hasta proyectos de índole más artística de ilustración, fotografía analógica o su más reciente aventura: escultura.

Con ésta última lleva enfrascada meses, y su serie Etimo ha llamado mucho nuestra atención, ya que la hemos entendido como un singular colofón de ciclo. Es como si todos los dibujos, diseños o esbozos que ha realizado hasta la fecha, de repente cobrasen vida de un modo real y palpable, y con una mística muy especial. Series de objetos que nacen de los despojos de otros objetos, y que acarrean de un modo casi nostálgico esas vidas pasadas: “Son esculturas no figurativas, construidas a partir de materiales nobles rescatados, o encontrados”.

Piezas tan minimalistas e impolutas como imperfectas, que toman su inspiración del Wabi Shabi y del kintsugi

Piezas tan minimalistas e impolutas como imperfectas, que toman su inspiración, por un lado, del concepto japonés del wabi shabi, que alaba la sencillez y simplicidad de las cosas a la vez que su cualidad efímera y mutable; y por otro, del kintsugi, una técnica para reparar fracturas de la cerámica que reivindica la fisura como parte de la historia del objeto. “Lo bonito de estos conceptos es que no solo se aplican a los objetos sino también a las personas, aceptar el paso del tiempo y considerarlo un elemento de belleza, mostrar nuestras cicatrices que nos hacen más fuertes, me parecen conceptos en harmonía con la vida que nos ayudan a ser más felices y vivir mejor”.

Podéis ver más proyectos de Carla Cascales a través de su web; seguir sus actualizaciones diarias en su Instagram y su diario de bocetos e ilustraciones en su tumblr; o disfrutar de algunas capturas analógicas de sus viajes haciendo clic aquí.