By
Alejandra Chacón de Azúa

Nos encontramos delante de unas ilustraciones, que a diferencia de muchas, te hacen estar un buen rato mirándolas. No puedes bajar el cursor como si se tratara de una carrera de fórmula 1 y entender lo que Cari Vander Yacht quiere decir. Es imprescindible tener una visión completa de la imagen, y para ello, debes ante todo, concentrarte en todos los detalles posibles. Y de repente y sin darte cuenta, te sale una sonrisa. Acabas de ponerte en completa sintonía con la artista, quien busca crear algo divertido para transmitir a quien lo mira.

Sus diseños son llamativos, tentadores, con colores brillantes, a veces fluorescentes, que llaman la atención de cualquiera

Cari Vander Yacht, no es una ilustradora cualquiera. Cuando su interés por este oficio empezaba a aflorar, sentía cada vez más que era “un oficio sin beneficio”, por lo que decidió cambiar su rumbo profesional. Al cabo de un tiempo, se dio cuenta de que realmente la ilustración era lo que ella quería hacer. Así que empezó su carrera en solitario. Y el resultado de ese cambio ha hecho que hoy nosotros podamos ver cosas tan alucinantes como estas:

Sus diseños, de lo más originales, son una mezcla de la personificación de objetos inanimados, como donuts o teléfonos móviles, y la representación de personajes pintorescos realizando actividades varias como yoga o estornudar. Y para que sus ideas acaben convirtiéndose en esta maravilla, primero empieza con papel y tinta y luego lo finaliza de forma digital, donde les da, no solo el carácter que necesitan, sino también esa animación que les da la vida. Y por si eso fuera poco, no hay que olvidarse del color; sus diseños son llamativos, tentadores, con colores brillantes, a veces fluorescentes, que llaman la atención de cualquiera.

Encuentra el trabajo completo de Cari Vander Yacht aquí, y ¡pásatelo en grande con sus divertidas animaciones!