By
Nuria Candela López

Hoy nos acercamos a Kyoko Takemura y a su serie Canned, una serie fotográfica creada para revelar la naturaleza antinatural de los alimentos enlatados en al que se propuso sacar a la luz las verdades ocultas e ignoradas en la vida cotidiana. El resultado son estas imágenes gelatinosas de color pastel en las que los alimentos se muestran como bloques de esculturas. Arte y alimentación vuelven a darse la mano.

La comida enlatada es una escultura involuntaria formada por el deseo insondable de los humanos

Kyoko Takemura es una joven artista multidisciplinar japonesa que trabaja principalmente en fotografía y animación. Después de graduarse en Diseño Gráfico en Saint Martins, vive y trabaja en Berlín. Su trabajo está enfocado en ofrecer la visión que oculta cada objeto y que a simple viste no se ve. Guiada por un interés en la naturaleza precaria de la supervivencia, sus proyectos consiguen que la audiencia reflexione sobre lo que significa “ser humano” y las consecuencias que tienen algunos inventos creados por el hombre.

En Canned, nos adentra en lo que esconden los productos enlatados que aparecieron por primera vez en el siglo XIX para facilitarnos la vida. Sobre su valor nutricional y aspectos saludables el debate todavía está abierto. Lo que el enlatado de Takemura nos muestra es la naturaleza antinatural de estos alimentos. Para realizar la serie retiró la comida de las latas, la dejó solidificar y luego la fotografió, automáticamente los alimentos se convierten en esculturas y el mensaje reafirma más la artificialidad y el procesamiento; especialmente los alimentos como la carne y el pescado deberían volverse malos orgánicamente en unos pocos días a una semana, sin embargo, cuando son procesados ​​y enlatados pueden durar años.

Para Takemura, los productos enlatados, ya sea en un estante de un supermercado o en una de sus fotografías, son una “escultura moldeada por el insondable deseo de los humanos”. Detrás de Canned, hay un mensaje más relevante: nuestra búsqueda de eficiencia y conveniencia impulsó el desarrollo de la tecnología, pero el precio para los ciegos reduce el costo y la mano de obra.

Sigue todo su trabajo aquí.