By
Gemma Mondéjar

Dicen que viajar puede llegar a sacar tu faceta más artística, creativa y experimental. Y, basándonos en la experiencia de la fotógrafa Cait Oppermann, no nos queda otro remedio que estar de acuerdo. Aunque Cait podría establecer su carrera en ciudades como Nueva York, se pasa los días viajando de un lado para el otro con un único fin: capturar las mejores escenas para sus clientes.

La fotógrafa Cait Oppermann dedica su tiempo a viajar por el mundo para fotografiar las escenas más significativas de los lugares que visita

Corea del Sur, Turquía, Marruecos, Israel, Kenia o Alemania son algunos de los países que se ha recorrido Cait Oppermann para intentar fotografiar el dinamismo y la esencia que destila la gran diversidad de culturas. Aunque Cait se crió en Kansas, se ha pasado gran parte de su vida con una mochila a cuestas y una cámara para conseguir fotografías increíbles para clientes como Elle, Urban Outfitters, The New York Times, Vanity Fair o GQ y, cómo no, para ella misma.

El trabajo de Cait destaca principalmente por su enfoque lúdico a la hora de encuadrar y fotografiar escenas de lo más corrientes. Además, los colores de las composiciones no están elegidos al azar, sino que es algo que la fotógrafa tiene en cuenta antes de ponerse a disparar fotografías.

Además, Cait no está sola en esta aventura: su novia Yael Malka —también fotógrafa— la acompaña en algunos de estos viajes, cosa que hizo que ambas publicaran un libro llamado Sea Blues en el que se presenta una selección de fotografías que fueron capturadas durante algunas de las rutas que hicieron por gran parte de Europa y por otros lugares cercanos.

© Cait Oppermann

Si queréis ver más fotografías de Cait Oppermann o saber más sobre su trayectoria, aquí os dejamos el link de su site oficial.