By
Cecilia Díaz Betz

Adentrarse en el mundo de la firma de bolsos Iriarte, Iriarte, es bastante parecido a perderse en el Born hoy en día (el barrio que le acoge): un imprevisible relato de ciencia ficción. Sus entresijos y metamorfosis constante son tan increíbles como abrumadores, no obstante, los fuertes cimientos que lo forjaron, le impiden perder su idiosincrasia ante la avalancha turístico-alienígena (siempre habrá donde esconderse).

Los bolsos de Iriarte, Iriarte tienen un elegante y comedido halo retro -como llegado de otra galaxia imaginativa- que los convierte en casi objetos de culto

Y sí, los maravillosos bolsos de piel, que su alma máter, la bonaerense Carolina L. Iriarte, confecciona uno por uno con sobrada pasión, son un poco así también. Tienen un elegante y comedido halo retro -como llegado de otra galaxia imaginativa- que los convierte en casi objetos de culto. Van por libre, sin miedo al paso del tiempo, sin prestar atención ni al entramado de las tendencias y ni al fast fashion, y se sienten casi escultóricos. Objetos que uno sabe que estará acompañándote toda la vida (como los ‘de antes’), sin olvidar que siempre tendrán su propia y especial existencia en paralelo, y te ‘salvarán’ en más de una ocasión.

Con motivo de la presencia de Iriarte, Iriarte en la próxima edición de MYBARRIO Club Pop Up Vol 4. en Soho House, nos fuimos de paseo con Carolina por el emblemático Born -barrio donde tiene sede su firma y reside dese hace unos ocho años- para conocer esos pequeños tesoros escondidos…

1. Umbráculo del Parque de la Ciutadella (Passeig Picasso, s/n)

Es un espacio dedicado a albergar plantas tropicales y de interior. Al no ser conocido por mucha gente y estar cerca de mi estudio, es perfecto para desconectar entre semana.

2. Koku Kitchen Buns (Carrer Comerç, 29)

Cocina asiática de calidad y a buen precio donde el plato estrella es el bun, un pan al vapor fabricado por ellos, con diferentes opciones de relleno y salsas. Me gusta porque además de estar todo buenísimo el lugar es muy acogedor y los dueños super simpáticos.

Vestigio de uno de los templos que se encontraban en el Forum de Barcino, construido durante el siglo I a.C , destinado al culto del emperador Augusto

3. Vestigios del templo de Augusto (Carrer Paradís, 10)

Vestigio de uno de los templos que se encontraban en el Forum de Barcino, construido durante el siglo I a.C , destinado al culto del emperador Augusto. Está escondido en una casa de la calle Paradís, dentro de un pequeño patio medieval, y aunque solo queden cuatro columnas de el, es uno de los pocos rincones del barrio desconocidos por la masa de turistas. El plan perfecto es pillar un helado en Gelaaati y tomarlo en este pequeño paraíso.

4. Casa Gispert (Sombrerers, 23)

Es un colmado con mucho encanto que se conserva en su estado original desde que abrió sus puertas en el año 1851. Se pueden encontrar desde frutos secos tostados diariamente en su horno de leña, café, cacao y especias, a aceites de oliva, vinos, mermeladas y mieles entre otros. Se encuentran productos de buena calidad y especias difíciles de conseguir.

5. Fundación Gaspar (Carrer de Montcada, 25)

Fundación impulsada por Moishan Gaspar, descendiente del creador de la galería con el mismo nombre que existió entre 1906 y 1996 y que organizó en Barcelona exposiciones de artistas universales como Pablo Picasso o Joan Miró. Es un buen lugar para descubrir artistas contemporáneos que no suelen verse en los circuitos habituales de Barcelona.

6. Green Spot (Carrer de la Reina Cristina, 12)

Cocina mediterránea e inspirada en distintas cocinas del mundo, en un ambiente tranquilo y agradable con jardines interiores inundados de helechos. En cada plato se descubren nuevos sabores con productos frescos de temporada.

7. Hofmann Pastisseria (Carrer dels Flassaders, 44)

Un rincón de aire francés donde se hornean a diario pasteles, bizcochos, galletas y los ya clásicos croissants de la casa. Tienen los mejores croissants de Barcelona, el de frambuesa o el de mascarpone son mis favoritos.

8. Pasaje de las Manufacturas (Entre las calles Trafalgar y Sant Pere més Alt, 49)

Pasaje que comunica las dos calles, con un aire decadente pero con encanto, donde parece que el tiempo se ha detenido. El atajo perfecto.

9. Impossible Barcelona (Carrer d’en Tantarantana, 16)

Tienda de referencia en el mundo de la fotografía instantánea que además cuenta con una galería donde se realizan talleres y exposiciones internacionales. Tienen una muy buena selección de cámaras, libros, revistas y curiosidades, entre otras cosas.

 

Descubre más sobre Iriarte Iriarte haciendo click aquí.

Photos © Cecilia Díaz Betz