By
Gemma Mondéjar

Qué bonito es viajar y contemplar paisajes increíbles, adentrarte en culturas distintas a la tuya y disfrutar de sus tradiciones. Pero, mientras que la mayoría nos dejamos cautivar por todo esto y simplemente nos centramos en vivir la experiencia, hay fotógrafos como Kevin Faingnaert que no se conforman y van más allá. Ya os habíamos hablado de él con motivo de un precioso álbum sobre las Islas Faroe, y ahora, tras haber recorrido Argentina, Perú, Portugal o Singles, volvemos a compartir una de su últimas aventuras fotográficas dedicada Bolivia.

Bolivia, la obra de Kevin, da visibilidad a los contrastes que constituyen el país

En su proyecto Bolivia, o como él lo llama, “carta de amor a Bolivia”, Kevin Faingnaert capturó los contrastes: desde los Andes hasta el Amazonas, pasando por lagos de sal y acabando en llanuras interminables. El fotógrafo, aparte de hacerse eco del paisaje, como siempre suele hacer, también quiso mostrar en su obra la cultura y las tradiciones bolivianas. Un claro ejemplo de esto es el retrato de mujeres con bombines sobre sus largas trenzas morenas.

Durante el mes que Kevin estuvo recorriendo el país pudo fotografiar lo que veía mientras pasaba por el lago Titicaca, las Salinas o la urbanizada La Paz, a más de 3.660 metros sobre el nivel del mar.

Como bien ha sabido representar Kevin Faingnaert en su álbum, Bolivia es un paisaje de distintos climas, con una flora y fauna variadas y todo ello conforma un espectáculo de extremos magnífico para los viajeros más aventureros.

Podéis ver más trabajos de Kevin Faingnaert haciendo click aquí, o seguir indagando en otros autores aquí.