By
Quim Coll

La empresa de innovación musical BMAT ha querido aportar su granito de arena a la crisis económica causada por la pandemia mundial y su consecuente cuarentena con la campaña The Show Must Go On Air. Pensada para ayudar económicamente al mundo de la música, uno de los sectores profesionales más afectados del país, la campaña propone a radios y televisiones de todo el Estado que utilicen canciones de artistas que no suelen sonar de forma comercial y que han tenido que cancelar su concierto en Barcelona para que puedan cobrar los royalties. F: Cortesía de BMAT

La iniciativa The Show Must Go On de BMAT acoge a artistas que han tenido que cancelar sus conciertos en Barcelona debido a la pandemia mundial

Desde que se declaró el estado de alarma, centenares de conciertos se han cancelado por todo el Estado. No solo eso; la ya famosa nueva normalidad que nos dejará la pandemia dibuja un panorama incierto para los profesionales del sector de la música y de la cultura en general. No solo se ha cancelado la música en directo, sino que el cierre de establecimientos comerciales, discotecas y bares hacen que las pérdidas de los músicos también sean promocionales y de derechos de autor.

Por eso BMAT lanza la iniciativa The Show Must Go On Air para pedir a radios, televisiones, agencias y productoras publicitarias que utilicen canciones de los artistas suscritos a su campaña. Tal y como apunta la entidad, quiere mantener viva la escena musical ayudando a los artistas que no suelen sonar en las ondas más comerciales. Artistas internacionales como Amelie Lens, BROCKHAMPTON, Caroline Polachek o Jehnny Beth se suman a nombres nacionales como Chico Blanco, DOOUX, Pinpilinpussies, Pau Roca o Pedro Vian, entre muchísimos más; la mayoría artistas que tenían que actuar en la Ciudad Condal este 2020.

Cortesía de Youtube/BROCKHAMPTON

La web de la iniciativa de BMAT propone un inacabable listado de artistas al que cualquiera se puede sumar mediante un formulario, y además propone un tema por artista. Dicha lista seguirá creciendo a medida que se cancelen actuaciones en Barcelona, y teniendo en cuenta que mayo, junio y julio es época de festivales, dentro de poco se tendrán que sumar muchísimos nombres más. Una iniciativa que pretende ayudar a la música colaborando con los artistas desde dentro. Desde aquí la celebramos y les deseamos mucha suerte.