By
Gemma Mondéjar

Aunque estamos acostumbrados a ver las nubes nada más mirar al cielo, el artista holandés Berndnaut Smilde no solo es capaz de fotografiarlas en interiores —sí, en interiores—, sino que también puede crearlas. Nacido en 1978, el artista ha expuesto sus obras en centros como The Armory Show de Nueva York, We Like Art de Amsterdam, Spazio 22, de Milán o Antipode, Ronchini Gallery, en Londres.

Berndnaut Smilde crea sus propias nubes en espacios interiores y las fotografía, trabajo que recopila en su serie Nimbus

No, no es cosa de magia sino, más bien, de ciencia. Según el propio artista, el proceso es más bien simple: primero hay que buscar una localización fría, un poco húmeda, sin circulación de aire y, después, hacer que el agua empañe el aire y, por último, emitir humo desde una máquina. A partir de aquí, ambos elementos se combinan y, en una media de diez segundos, se crean las nubes que el artista fotografía.

Pero la cosa no acaba ahí. Smilde puede fabricar hasta 100 nubes en una misma localización hasta conseguir la nube perfecta que formará parte de Nimbus, su serie fotográfica. El artista holandés ha creado —y fotografiado— sus nubes alrededor del mundo y es por ello que podemos encontrar fotografías en sitios desde minas de carbón hasta en espacios co-working o, incluso, dentro de galerías y catedrales.

© Berndnaut Smilde

Smilde ve sus creaciones como esculturas temporales de ‘casi nada’, ya que podrías atravesarlas o agarrarlas pero, entonces, ellas mismas se desvanecerían. Además, el artista puede darles forma, simplemente ajustando la máquina que produce el humo. Sin embargo, hay otros factores que Berndnaut no puede controlar, como la temperatura. A pesar de calcular con precisión la temperatura interna, cuando hace mucho calor fuera del recinto, el ambiente exterior acaba interfiriendo en el espacio interior.

Podéis ver más trabajos del artista holandés, si hacéis click aquí.