By
Ariana Díaz Celma

La mezcla de hidrocarburos volátiles e inflamables que responde al nombre de gasolina se traduce al catalán para bautizar el restaurante ‘to be’ en uno de los pasajes más bonitos del barrio de Sant Antoni, un auténtico delirio para los amantes de la cocina romana. Benzina, que así se llama este nuevo local, es el perfecto crossover entre la tradición italiana y la gamberra coctelería neoyorquina, y acaba de abrir sus puertas en un antiguo taller de coches al ritmo de éxitos de los años ’70 y ’80 que se reproducen en vinilo original, para contentar a los paladares sibaritas con alma gamberra que rondan por el barrio.

Benzina surge de la ecuación que resulta de la suma del restaurador Badr Bennus y el chef romano Daniele Moretti, un tándem con mucha química que ha encontrado el carburante ideal para crear un espacio con mucha personalidad y flow. Un producto de primera bien tratado nos permite empezar con platos como  su parmigiano reggiano o la mortadela, pasando por antipasti como la delitante stracciata con cigala & bottaga, el vitello tonnato -un plato que muchos practican pero pocos a este nivel de perfeccción- o su ya imprescindible pulpo con patatas y olivas de Kalamata.

Benzina es el perfecto crossover entre la tradición italiana y la gamberra coctelería neoyorquina

Estos platos dan paso a la parte estrella de la casa: las pastas, todas ellas frescas y hechas in situ. Imprescindible probar platos como la siempre efectiva pasta carbonara, los spaghetti alle vongole o los fettucini al ragout blanco. No obstante, la carta también deja espacio para otro tipo de recetas, como la deliciosa lubina a la sal, los calamari alla romana o el bacalao frito. Llegados a este punto esperamos que hayas dejado un hueco para postres como el ya mítico Dolce della Mamma, el pastel del día que prepara insaciablemente la madre de Moretti a diario. Otras recetas como el tiramisú redondean una carta pensada para maridar con cócteles, al más puro estilo neoyorquino.

Si uno prefiere comer con vino, siempre puede dejar los cócteles para el aperitivo o la sobremesa. Una cosa esta clara, sería un pecado capital abandonar el Benzina sin probar recetas líquidas como el Magic Carpet Ride, una re-interpretación del clásico whiskey sour o el Rich Girl. Es más que probable que cuando estés degustando uno de los cócteles de la carta el neón situado sobre la puerta de la cocina, y en el que leías la palabra Cibo (comida en italiano), esté ahora apagado a favor de su vecino en el que se lee Disco. No hay nada que temer, este cambio de luces solo puede significar que ha llegado la hora de escuchar música de vinilo regada por recetas alcohólicas que harán que te abandones a la diversión y la charla desenfrenada. Cenar en Benzina te costará a partir de 30€.

¡Ah! Si te pasas por Benzina de 18:00 a 20:00 podrás probar el mítico aperitivo italiano, que incluye una selección de tapas -stuzzichini- como supplí, bresaola, parmigiano reggiano, bacalao frito entre ellos.

Como dicen ellos: “When Rome meets Brooklyn”. Y no se nos ocurre mejor forma de definir este nuevo espacio.

 

 

 

 

 

 

 

 

Detalles




  • Dirección: Passatge de Pere Calders, 6
  • Horario: L-M Cerrado ı Mi-V 18:00-02:00 ı S-D 13:00-02:00
  • Teléfono: (+34) 93 659 55 83
  • Tipo: Restaurante
  • Web: http://www.benzina.es