By
Laura Hernandez

Si hace una semana os poníamos los dientes largos con las apetecibles creaciones de Hedvig y Michael Kushner y sus Pantone Smoothies, y hace algo más de un mes analizábamos los antojos más locos y rarunos, hoy le toca el turno a Benjamin Henon y su Leurre du déjeneur.

Cómo inmortalizar platos apetecibles utilizando objetos comunes de casa

En este interesante proyecto, Henon se ha propuesto inmortalizar platos, utilizando objetos -no alimentos-, comunes y cotidianos que podríamos encontrar en casa. Gracias a los coloridos estilismos de Valentine Mazel, el resultado de las imágenes es increíble.

Así, podemos deleitarnos con un delicioso pudding de arena, un huevo frito a base de pintura y bolas de billar, un hotdog con mostaza hinchable, un pastel de nata y fresa con espuma de afeitar, un queso de Marsella o un rebosante plato de espaguetis y cordones.

Un espectáculo visual que, más allá de abrirnos el apetito -entre comillas, claro-, nos alegra el día con el baile de colores y buen gusto que derrochan las imágenes. Haz clic aquí para conocer un poco más sobre Leurre du déjeneur de Benjamin Henon y, si te entra hambre de verdad, consulta nuestra selección de hotspots favoritos.

Benjamin-Henon-04