By
Cecilia Díaz Betz
null
null
null
null
null
null
null
null
null
null
null
null
null
null
null
null
null
null
null
null
null
null
null

Nos adentramos en la última jornada de la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid antes de dar paso al sector emergente en Samsung EGO. Turno de la irreventente y controvertida firma María Ke Fisherman que, una vez más, nos saca de la zona de confort a golpe de subwoofer para obligarnos a ir de pesca al campo, haciendo todo un guiño a su nombre. La ruta natural nos lleva a las afueras de la capital, al Parque de Atracciones de Madrid, mostrando así, un primer síntoma claro y conciso de descontextualización, y no obstante también, de guiño al pasado.

La ruta del bakalao, los chándales, el tuning, los tatuajes tribales, las plataformas de las plataformas y las raves de Scorpia

Sí, los extremeños María Lemus y Víctor Alonso, cabezas pensantes detrás de la firma, nos imponen echar la vista a atrás a la escena contracultural española de los ’90 y principios del nuevo milenio. La ruta del bakalao, los chándales, el tuning, los tatuajes tribales, las plataformas de las plataformas, los canis y las raves de Scorpia; eso sí, todo entremezclado con elementos más propios de indumentaria de alguien que va a pescar truchas al río. Tal y como rezan en su comunicado: “La colección muestra una estética que combina influencia urbana y aires campestres, de exploración, de tienda de artículos de pesca, de parque natural». Así pues, nos proponen un recorrido literal y simbólico, por su especial universo compuesto de piezas combinables entre sí, donde lo artificial se encuentra de lleno con el aspecto más natural y tradicional, como son las prendas de croché.

Más info sobre María Ke Ficheman haciendo click aquí.