By
Pau Roca

Cuando abrió sus puertas por primera vez circa 2015, ARTTE supuso un auténtico soplo de aire fresco para Barcelona. Porque, la verdad sea dicha, se trata de una rara avis en su especie: un restaurante/espacio multiusos con una oferta cultural amplísima, que va desde la música en directo -cada día a las 20:00h cuenta con un acústico- a las sesiones de escucha de vinilos llamadas Listening Room o jams improvisadas; por mencionar algunas de las muchas actividades que aquí se dan cita en un marco gastronómico y coctelero único. F: Cortesía de ARTTE

Parte de la magia de ARTTE reside en la naturaleza del espacio, un lugar que presume de buen gusto y delicadeza gracias a una estructura de techos altos y cierto aire industrial. Diseñado por el famoso estudio Lázaro-Rosa Violán, esta antigua fábrica comprende lugares diáfanos que combinan a la perfección con una decoración nada recargada ni excesiva, si tenemos en cuenta la magnitud del lugar.

© ARTTE

Tras cruzar la gran puerta de entrada, ARTTE nos da la bienvenida con un corredor con mesas y sillas altas dotadas de teléfonos para acortar distancias con gente interesante. Se trata de la localización ideal para sumergirse en el trajín de los clientes que entran y salen sin cesar, y que da lugar a la segunda zona: un espacio cuadrado construido sobre varias columnas blancas con detalles negros presidido por una elegante barra de bar, donde se facturan los mejores cócteles de la zona.

Diseñado por el famoso estudio Lázaro-Rosa Violán, esta antigua fábrica comprende lugares diáfanos que combinan a la perfección con una decoración nada recargada

Es aquí donde encontramos el pequeño escenario donde se llevan a cabo sus acústicos a diario y que tocan distintos palos, aunque… ¡siempre con mucha presencia de música negra! Porque, por si aún lo dudabas, ARTTE se sostiene sobre tres pilares: la gastronomía, la coctelería y la música; todo en un ambiente muy arty como su nombre indica.

Aunque la programación musical de uno de los afterworks más aclamados de la zona es su sello de distintivo, la novedad llega con la reciente renovación de su carta; que invita a alargar la tarde con una cena repleta de recetas de autor y regada por exquisitos cócteles. Su propuesta busca crear un lenguaje creativo que interaccione con el comensal a través de los olores, los sabores, los colores y las texturas.

© ARTTE

Para lograrlo, se ha hecho un especial hincapié en el tratamiento del producto para crear platos que sean a la vez sanos y exquisitos al paladar. Robert Quispe, chef peruano radicado en Barcelona -que ha trabajado entre los fogones de Cornelia & Co., Ultramarinos, el hotel Mandarin Oriental y Casa Delfín- ha trabajado así una propuesta de platos para picar y compartir mientras se disfruta del espectáculo.

Las recetas trenzan un discurso muy honesto a medio camino entre la cultura gastronómica mediterránea, asiática y latinoamericana. De ese crisol surgen platos como las verduras salteadas con salsa coco-curry Thai y dados de tofu con kimchi, el tartar de atún con guacamole tradicional y crocante de alga o el exquisito lingote de cochinillo a baja temperatura sobre puré de durazno asado con tomillo limonero y manzana confitada. A ello cabe sumarle postres como la torrija de Santa Teresa con helado de cardamomo y crema de leche merengada o las recomendabilísimas texturas de té matcha (gelatina, trufa, bizcocho, helado y tierra de matcha).

Las recetas trenzan un discurso muy honesto a medio camino entre la cultura gastronómica mediterránea, asiática y latinoamericana

Puede que sea imperdonable no haberlo mencionado a estas alturas, pero es imprescindible decir que el té es una de las grandes inspiraciones de los creadores de ARTTE; de allí las reminiscencias al mismo en distintos puntos de la carta. El menú líquido es probablemente donde esta influencia sea más palpable, diseñado además para maridar las recetas de Quispe.

En la carta también se pueden encontrar otros cócteles más neutrales de creación propia, como el Jazz Manhattan o el Message in a Bottle. Los menos bebedores encontrarán en los mocktails su principal aliado, con nombres tan apetitosos como el Garden & tonic o el refrescante Muby, con base de vinagre y notas de kombucha de frutos rojos.

Cenar en ARTTE te costará a partir de 25€, siempre dependiendo del hambre y la sed con la que te dirijas al lugar.

Detalles




  • Dirección: C/ Muntaner, 83.
  • Horario: L Cerrado ı M-S: de 18:00-02:00h ı D Cerrado
  • Teléfono: (+34) 934 54 90 48
  • Tipo: Restaurante
  • Web: http://www.artte.es