By
Laura Naranjo

En uno de sus viajes a África, a su paso por la ciudad de Yoff (Dakar), el diseñador Ramón Llonch quedó prendado del mosaico de color que formaban las barcas de los pescadores situadas sobre la arena. De cerca, sus figuras geométricas componían una vistosa simbología arraigada a antiguas tradiciones familiares gremiales y espirituales. 

Se preguntó si después de su periplo oceánico aquella madera estaría en condiciones de empezar otra vida, de reencarnarse en mueble. Pensó que sí y así nació ARTlantique: una colección de sillas, mesas, taburetes, mecedoras, armarios y espejos hechos con una madera que todavía huele a mar.

Todos los diseños de ARTlantique son originales y la madera, que es de samba, un árbol del oeste africano, no ha sufrido ningún tratamiento posterior. Es decir, es exactamente igual a como era. No hace falta aportar que son objetos únicos e irrepetibles y que su valor reside, no sólo en el diseño y la apariencia, sino también en que son testimonio de la historia de los pescadores, sus antiguos dueños. Tienes más info AQUÍ.