By
Olivia García-Patto

«Arrels es una actitud, un estado de ánimo». Partiendo de este statement tan fuerte, la marca catalana de calzado presenta su nueva colección SS17 en colaboración con artistas contemporáneos de la talla de Zosen Bandido, Neil Harbisson o Malika Favre.

La marca apuesta por la co-creación para poner una ola fuerte de positivismo, energía y ganas en los pies de quienes la llevan

Los diseños resultantes encarnan con gran precisión el espíritu de la marca, que apuesta por la co-creación y la fusión de la música, la ilustración, la fotografía e incluso la ilustración para poner una ola fuerte de positivismo, energía y ganas en los pies de quienes la llevan.

Arrels, ‘raíces’ en catalán, es una invitación permanente a explorar y no olvidar nuestros orígenes en varios niveles. Primero, la intención es recordar lo idílico de la vida rural frente a la frialdad del concreto y ser la nota de color en un mundo cada vez menos humano. Segundo, Arrels también incita al redescubrimiento de uno mismo mediante una introspección que quiere rescatar lo mejor de cada quien. Y, finalmente, apela también a la tradición textil de la familia Llaudet, creadora de la marca.

new2 - copia (2)

Diseñados en Barcelona y producidos íntegramente en España, Arrels quiere exportar el espíritu mediterráneo al mundo. En esta ocasión, de la mano de Malika Favre, Ricardo Cavolo, Hey Studio, Brosmind, Catalina Estrada, Lagranja Design, Lara Costafreda, Batabasta, Zosen Bandido, Andoni Beristain, Yoshi Sislay y Neil Harbisson, artistas increíbles que han aumentado la escala de color en la colección para el próximo verano.

zosen - copia (2)

Este último, el único activista cyborg reconocido por un gobierno, hace de embajador de la marca e imagen de la campaña con especial cariño, ya que los colores no son lo mismo para él que para el mundo. Nacido con acromatopsia, una disfunción que le impide ver el color, Neil Harbisson quiso complementar su vida en escala de grises con colores audibles.

Es decir, diseñó una escala sonocromática que le permite traducir las frecuencias de luz en sonido y así escuchar los colores a través de su eyeborg, una antena implantada en su cerebro. De ahí que la unión de Neil y Arrels sea casi poética; estamos siendo testigos del matrimonio de un ciego del color lleno de ganas y un marca desbordante de color falta de sonido.

Esta colección de la marca que, apenas tiene un año de vida, estará disponible en más de 50 puntos de venta repartidos por tres continentes a partir del próximo mes de febrero. ¿La quieres?