By
Cecilia Díaz Betz

Arizona es algo más que calor, paisajes western y una visita obligada al cañón del Colorado. David Hurn, fotógrafo documentalista, ha recorrido este árido estado durante décadas y, de su experiencia viajera, nace un compendio fotográfico del día a día de sus habitantes y costumbres.

El encanto que tienen las fotos tomadas por Hurn es que son radicalmente ordinarias

Arizona Trips by David Hurn, libro publicado por  Reel Art Press, es el resultado de este fotoreportage de la vida cotidiana en Arizona, que empezó cuando David ganó UK/USA Bicentennial Fellowship en 1979, lo que le financió un año de viaje por América. Este fotógrafo de Gales fue conquistado por el contraste que le ofrecía el estado más seco de Estados Unidos y, cámara en mano, decidió que lo retrataría; eso sí, rechazando imágenes prototípicas (otro día será, Cañón del Colorado) o las que recurren a caras conocidas.

El encanto que tienen las fotos tomadas por Hurn es que son radicalmente ordinarias y, por lo tanto, genuinas. A través del filtro en blanco y negro, el fotógrafo nos introduce a los bailes tradicionales de Arizona, a sus peleas de caballos, a concursos de disfraces a lo Dolly Parton (vive Dios que existieron, no es broma) o incluso competiciones de pulso. Su sentido del oportunismo nos deja con momentazos entrañables de la cultura de finales de los 70, todos ellos libres de pretensiones y con la esencia de lo auténtico.

La colección privada de David  ha sido expuesta por primera vez en el National Museum Cardiff , donde permanecerá hasta el once de Mayo de 2018.  Entérate sobre otros trabajos de este artista de la fotografía documental aquí. Ah, y como en la variedad está el gusto, te regalamos otros regalos fotográficos de una tierra más cercana: Galicia.