By
Cecilia Díaz Betz

Hay algo en especial que nos ha llamado la atención de las propuestas del estudio neoyorquino Apparatus Studio y que va más allá de la apariencia de los propios objetos. Se trata de la sencillez sublime ligada a una total eficiencia en materia de funcionalidad que manifiestan sus diseños y que te deja literalmente absorto. Eso unido a que el amor a primera vista surge debido a un gusto exquistito y una elección de materiales tremendamente acertada.

Objetos trascendentales donde la utilidad se da un fuerte abrazo con la elegancia como sinónimo de atemporalidad y síntoma de buen estado

Gabriel Hendifar y Jeremy Anderson, el tándem detrás de Apparatus, venían de otros campos alejados del diseño (creativo de moda y PR, para ser exactos). Su decisión de fundar el estudio vino dada ante la insistencia de sus amigos de comercializar una genial lámpara que ellos mismos habían diseñado para su propia casa porque no encontraban ninguna que les convenciese del todo. Esa lámpara resultó ser un hit y el punto de partida a su personal y extraordinaria aventura en el campo de la creación. En Apparatus Studio ponen mucho énfasis en el diseño de objetos trascendentales, donde la utilidad se da, no ya la mano, sino un fuerte abrazo, con la elegancia, como sinónimo de atemporalidad y síntoma de un buen estado de salud. Empezaron dedicados en cuerpo y alma a la iluminación -sus lámparas son verdaderas maravillas- para después empezar a engrandecer el repertorio con muebles y otra clase de objetos con los que continúan enamorándonos como si fuese la primera vez.

Sus diseños destacan también por no ceñirse a lo que los ojos ven en una primera instancia, sino que ofrecen un mundo de posibilidades más allá de su primogénita o  cometido ‘normal’ en este mundo. Entre sus materiales predilectos encontraréis elementos tan nobles como el bronce, cristal, porcelana, pitón, crin de caballo o el cuero. Todos con una apariencia irregular y orgánica que, aplicados a los objetos, los convierte casi en únicos. Apparatus es, sin lugar a dudas, una firma muy a tener en cuenta si por ejemplo algún día estás buscando LA LÁMPARA que presida tu salón sin que pierda su luz con el transcurso del tiempo -valga la redundancia-.

Podéis ver su catálogo completo haciendo click aquí.