By
Gemma Mondéjar

Hemos visto decenas de westerns que nos han hecho imaginar cómo sería un cowboy: un hombre alto, con sombrero, jeans rectos, camisa y chaleco. Pero, ¿y si llegara una artista que pusiera toda esta percepción patas arriba? Señoras y señores, démosle la bienvenida a Anja Niemi, la artista que hará que veas la figura del cowboy como nunca antes te la han enseñado.

En She Could Have Been a Cowboy, la artista expresa su contradicción interna sobre ser quien eres y la persona que te gustaría ser

Anja Niemi es una artista nacida en Oslo, Noruega, que estudió en el London College of Printing y en el Parsons School of Design. Después de exponer sus obras en galerías de todo el mundo, Anja llega con una serie muy especial y más personal que el resto.

She Could Have Been a Cowboy es una serie que plasma la continua búsqueda de la artista noruega por encontrarse a sí misma y poder escapar de una vida marcada por las restricciones de la conformidad. En esta obra podemos ver a una mujer atrapada en un vestido rosa pero que quiere ser liberada, ponerse una chaqueta de cuero y flecos, montar a caballo y ser un cowboy.

De esta manera, el deseo de ser un cowboy que queda representado en esta serie de fotografías no es más que una metáfora de querer ser otra persona, de ser alguien que no eres. Para ejemplificar toda esta lucha interna de la artista, se han utilizado paisajes como el mismo campo en el que se rodaron escenas a caballo con John Wayne.

Esta serie se ha presentado en el Steven Kasher Gallery del 1 de marzo al 14 de abril y su hermana, Lena Niemi, ha sido la encargada de escribir un pequeño texto que hace el papel de prólogo de esta curiosa y profunda obra de arte.

© Anja Niemi. The Fictional Roadtrip, 2016

Si tienes la suerte de estar por Londres del 17 de mayo al 20, podrás ver la serie en el Photo London.

© Anja Niemi. Dancing Cowboy, 2016