By
Sandra Navarro Bejerano

Si te gustó la estética de Blade Runner 2049 o el estilo de Rupert Sanders en Ghost in Shell, fijo te vas a enamorar del Hong Kong que representa el fotógrafo alemán André Josselin. Su selección de imágenes sobresaturadas por montones de edificios, tráfico inacabable y oleadas de gentío son marca de identidad de una ciudad asiática que, al parecer, nunca se echa a dormir.

Cuenta la historia del desbordamiento del individuo que se ahoga en la masa

Casi podemos oler el humo en las calles que fotografía Josselin, quien pone en juego colores en contraste y potencia tanto luces como sombras desde los más arriesgados ángulos, consiguiendo así hasta crear la ilusión del eterno murmullo de los barrios hongkonienses, sobrepoblados y rebosantes de bullicio. El sentimiento del ajetreo constante palpita en cada una de las imágenes, tomadas con un Leica M240 de 35 mílimetros, ideal para captar y potenciar la exquisitez de los colores y los matices.

La serie fotográfica ha sido tomada en colaboración con la marca Mercedes Benz, para la cual André ha hecho también un corto, Revive,  en el que sus imágenes dan el salto a la vida animada. El videoclip de dos minutos cuenta la historia del desbordamiento del individuo que se ahoga en la masa. Las imágenes ofrecidas por André recrean el constante estrés que nos oprime y nos fragmenta la identidad, convirtiéndonos solo en parte de una corriente que estamos obligados a seguir. Por suerte, como demostrará Josselin, a veces no necesitamos más que un poco de paz para escucharnos a nosotros mismos, así que ¿por qué no huir de las garras de la selva urbana? Te sentirás renacer.

Encontrarás más sobre el urbanísitco proyecto de André Josselin o también puedes viajar un poco más y pasarte de Hong Kong a Johannesburgo con Elsa Bleda.